Redacción

Irapuato.- El expárroco de Nuestra Señora de la Soledad, Luis Esteban Zavala Rodríguez, fue condenado a 65 años y tres meses de prisión al acreditársele su responsabilidad por violación espuria y corrupción de menores contra una niña de apenas 12 años de edad. Además, deberá pagar una sanción de más de 100 mil pesos, entre las reparaciones del daño moral y la multa por los delitos.

“Obtuvimos afortunadamente la sentencia en contra del sacerdote Luis Esteban a 65 años y tres meses en prisión, esto es la sumatoria de dos eventos de violación espuria calificada y de corrupción de menores”, informó la activista y defensora legal de la víctima del presbítero, Dalia Ramírez Delgado, explicó que por tratarse a un primo delincuente, la juez considero esta pena tomando en cuenta un promedio entre la petición de la defensa que era la pena máxima de 74 años, pero el Código Penal vigente en la entidad establece como pena máxima 60 años de cárcel.

Este viernes concluyó el juicio en modalidad virtual para Catar los lineamientos sanitarios por la pandemia de Covid-19, Ramírez Delgado comentó que una juez de oralidad además emitió su sentencia con una multa de 850 días es decir 61 mil pesos para Zavala Rodríguez. Por daño moral también deberá pagar 15 mil pesos a la mamá de la niña y 30 mil pesos a la víctima directa.

Este viernes concluyó el juicio al sacerdote Luis Esteban Zavala Rodríguez, expárroco de Nuestra Señora de la Soledad, quien fue detenido en agosto del 2019 por su presunta responsabilidad en los delitos de violación espuria y corrupción de menores contra una de sus acólitas y alumna de catecismo de en ese entonces 12 años de edad.

Con la causa penal 1P1619-1062 por los delitos de violación espuria calificada y corrupción de menores en contra de una niña de, en ese entonces 12 años, inició el proceso jurídico contra Zavala Rodríguez, que fue detenido el 5 de agosto del 2019. La menor era alumna de catecismo y acólito del sacerdote.

La defensa legal del sacerdote podrá impugnar la sentencia.

Denuncian amenazas

Ramírez Delgado comentó que durante todo el proceso la mamá y la niña fueron víctimas de amenazas al igual que ella, por lo que presentó una denuncia por este motivo.

“Todo el proceso ha sido muy difícil habido represalias, tan es así que hemos presentado dos querellas por el delito de amenazas, una en contra de la señora y la menor y otra en contra mía, ya que hemos sido hostigadas y perseguidas, a inicios de este año recibieron amenazas de que las iban a matar si continuaban con el juicio y el día de antier volvieron a recibir estas llamadas por lo que ya fueron puestas las denuncias”.

Habría más víctimas

Durante el proceso de investigación la abogada y activista, comentó qué habría al menos otra menor víctima del sacerdote. Se trata de una niña que en 2019 tenía ocho años de edad, también acudía al catecismo y era acólito de esta parroquia.

“Por supuesto que vamos a presentar una denuncia; esto es un asunto ya de oficio, seguimos en el proceso de investigación porque esta niña de ahora 10 años de edad ya no vive en Irapuato y no se vale que nuestros niños estén expuestos a depredadores sexuales”.

También existiría una presunta paternidad de Zavala Rodríguez, pero la mamá de su hijo es mayor de edad y al parecer existió consentimiento de su parte para entablar una relación.

También lee:

LC