Silvia Sandoval

Irapuato.- De nueva cuenta, la Diócesis de Irapuato condenó que la logística para la aplicación de la vacuna contra Covid-19 en México no sea clara, pero se alegra de que los estados puedan comprarlas. No obstante, refirió que espera que lo puedan hacer, ya que no hay posibilidad de hacerlo de manera inmediata.

En su conferencia dominical, el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz señaló que pareciera que el gobierno federal pretende ‘lavarse las manos’, al primero negar que los estados puedan comprar las vacunas contra el Covid-19 y luego darle ‘luz verde’ a la compra tanto a los estados como a particulares.

“Sí sorprende que ahora diga el presidente que se autoriza a estados y empresas a conseguir vacunas, porque él mismo sabe de la dificultad de conseguirlas. Cuando hace meses se pidió autorización para conseguir y él negó, parecía que no era por ahí el camino. Sí tiene razón en el tema del control y evitar que a los menos favorecidos no les llegue, pero ahora parece quererse lavar las manos frente a responsabilidades que debería asumir el gobierno”, aseveró.

Situación difícil

Por otro lado, el obispo confirmó que de la Diócesis de Irapuato se encuentran en una situación económica difícil para sobrellevar una enfermedad como la Covid-19, sin embargo, aseguró que los sacerdotes que se han enfermado no han requerido hospitalización.

“Sus tratamientos los solventamos con recursos de la Mutual (apoyos de la Arquidiócesis de México) y de la Diócesis, además de recursos de sus propias familias. Estamos escasos de capital, pero hemos salido adelante, aunado a las ayudas de benefactores y de las familias de los propios sacerdotes que han enfermado”, indicó el prelado irapuatense.

ndr