Staff Correo

Guanajuato.- Alfonso Delgado Vargas, médico internista originario de Pénjamo, ha estado en la primera línea de batalla del Covid-19 durante siete meses. 

Es director del Hospital General de Silao, donde se han atendido 360 pacientes Covid en hospitalización durante estos meses, tiempo en que se ha realizado una prueba de forma preventiva luego de que varios de sus contactos dieran positivo.

Es un comprometido con su profesión y al igual que sus 22 mil compañeros del Instituto de Salud Pública del Estado de Guanajuato se han enfrentado al nuevo coronavirus frente a frente.

Delgado Vargas fue reconocido ayer con la Presea Cervantina por su gran labor en la atención a la población ante la pandemia por Covid-19, durante la inauguración de la edición 48 del Festival Internacional Cervantino.

“Debo de confesar que hay un montón de médicos que vemos pacientes Covid pero se siente una satisfacción muy grande recibir este tipo de menciones”.

Citó que durante la contingencia sanitaria se han enfrentado en el Hospital Silao con la incredulidad de la gente y un temor que también contagia al personal de salud, aunado a una resistencia entendible a dejar a sus familiares internados.