Onofre Lujano

Acámbaro.- Los Valero Tovar han entregado su vida al cuerpo de bomberos de Acámbaro. Su amor y espíritu de servicio los une en esta difícil carrera. Los hermanos Alejandro Abraham, Sheila Aidé e Israel Valero Tovar manifiestan su orgullo por ser bomberos, sumando decenas de años entre el fuego y la adrenalina pura.  

El actual comandante en jefe, Alejandro Abraham Valero Tovar, cuenta que son voluntarios 83 en el cuerpo y no reciben más que las aportaciones.  

A lo largo de estos 40 años de los bomberos Acámbaro, el comandante cuenta que han vivido momentos duros y momentos felices: han dado el último adiós a un compañero voluntario, pero también algunos miembros conocieron a su pareja en la estación y formaron una familia.

“En mi caso mi mamá, papá y hermanos son todos bomberos. Mis hermanos Sheila Aidé y Israel, mi madre Margarita Tovar Salinas y mi padre Jesús Valero Juárez, y un servidor sumamos casi 90 años de servicio en la corporación, porque todos nacimos y crecimos con esta actitud  y gusto por ser bombero, una vocación que nos ha dado satisfacciones apagar un incendio, salvar un animal, ayudar a alguien en un accidente”.  

Margarita Tovar Salinas tiene el grado de bombero y es parte del personal de Veteranos Activos. Lleva 16 años de servicio en esta institución, “estoy orgullosa de ser bombera”.  

Sheila Aidé es actualmente teniente, lleva 15 años de servicio y narra que lo que la motivó a ser bombera es por el deseo de servir y ayudar a la sociedad. 

Israel Valero Tovar fue el primero  de la familia en entrar a los bomberos hace 25 años, dijo estar agradecido que sus padres Margarita Tovar Salinas y su padre Jesús Valero Juárez, “siempre han sido nuestro ejemplo a seguir con sus consejos y recomendaciones”.  

Abraham Alejandro Valero Tovar dijo estar agradecido con todos  los jóvenes y veteranos que han formado estos años parte de esta agrupación, “pero sobre todo a mi familia Israel, Margarita Tovar Salinas, Aidé Valero Tovar, mi padre Jesús Valero Juárez (QEPD), pues he tenido que dejarlos en fiestas familiares, pero que siempre me han apoyado con este sueño pues saben que amo hacer esta labor altruista”.  

LC