1.- Con sabor hidalguense

Jesús Martínez

En el caso de la compra del estadio León por una sociedad llamada Fiera Capital Inmobiliaria, propiedad de Pedro Salvador de Guadalupe Cedillo Lammoglia y Armando Martínez Patiño, este último hermano de Jesús Martínez, presidente del Grupo Pachuca, puede aplicarse la famosa frase de que “todo es según el color del cristal con que se mira”. Lo que para el PAN en otros estados es criticable, en Guanajuato, donde gobierna, es lo contrario. Esto, porque en los pasillos de la alcaldía leonesa y Paseo de la Presa se sabe que, para la política, “el fútbol es mucho más que una cuestión de vida o muerte”.

Desde hace 16 años, en el estado de Hidalgo los panistas han denostado a estos mismos personajes respecto de la forma en que fueron desarrollando sus negocios en el futbol, de la mano de los entonces gobernadores priistas Ángel Núñez Soto y Miguel Ángel Osorio Chong. Una relación entre intereses privados y políticos dada en torno a los Tuzos del Pachuca desde los tiempos de Jesús Murillo Karam. Se acusó desde la oposición blanquiazul que su crecimiento empresarial fue gracias a la corrupción, al cedérseles espacios públicos en condiciones envidiables.

Ahora, estos personajes son inscritos en la historia oficial de Guanajuato por el panismo como “salvadores” por haber adquirido de “sopetón” el estadio León al villano favorito, Roberto Zermeño y su asociado Héctor González. Una forma de limpiar el honor del Nou Camp y hasta de varios políticos envueltos en la escandalosa pérdida del histórico recinto.  Ya de ahora en adelante los triunfos del León deberán ser festejados con tacos de barbacoa y pulque de Apan.

2.- Vínculo versus conflictos

Carlos Zamarripa Aguirre

En la semana, desde Palacio Nacional emergió la gran preocupación del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad: “no podré acreditar históricamente mi gobierno sin reducir la violencia”. En la reunión con gobernadores morenos en funciones y electos, invitó a trabajar por garantizar la paz y tranquilidad a los mexicanos. Por ello se le puede hallar explicación a la preocupación exhibida la mañanera de este viernes, cuando AMLO le propuso al gobierno de Guanajuato: renovar las “instituciones encargadas de seguridad” que no cumplen.

En este escenario político que va ganando con develación de asuntos cardinales para atemperar y resolver los graves problemas nacionales, resulta menester que las partes, los órdenes de gobierno, asuman que hay la batería de leyes que mandatan que la seguridad es cuestión de Estado, todos entonces. Los homicidios dolosos no corresponden sólo a una parte; en la pretensión de suministrar seguridad pública a los guanajuatenses la estrategia implica el vínculo de las partes.

En la cuestión del titular de la Fiscalía General del Estado, Carlos Zamarripa Aguirre, evidentemente que está mezclado con todo: la inseguridad, la procuración y la administración de justicia y también con el grupo político dominante; pero también con la Fiscalía General de la República; un “súper policía” modelado y respaldado por frondas diversas. Existen requisitos para ser fiscal, permanecer y también para renunciar al cargo, ello no se puede eludir; debe de estar en la agenda del gobernador del estado, el panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

3.- Apertura

Alejandra Gutiérrez Campos

Mientras la cuestión pública encuentra distracciones como una consulta popular que raya en el absurdo o la situación del estadio de los “panzas verdes”, en otros terrenos hay quienes consideran que la política es algo más serio y se necesita de todos. Es el caso de la alcaldesa electa de León, Alejandra Gutiérrez Campos, quien ha estado recorriendo centros de investigación social –como el CISAV de Querétaro- o revisando experiencias administrativas y de seguridad pública en otras partes del país e inclusive del extranjero.

Lo interesante es que también escucha lo local y lo diverso. Sus reuniones de trabajo con quienes fueron sus adversarios en la elección ofrecen la oportunidad de atender la crítica y retomar ideas para la gobernanza. Alejandra Gutiérrez recibió primero a Juan Pablo López Marún, del PRI y luego a Paola Aceves del PRD, también lo hará con el resto, salvo con Ricardo Sheffield, de Morena, quien no ha asumido la derrota.

Entre los frutos de las reuniones, podemos adelantar que se revisará la situación de los consejos municipales, anquilosados por el arraigo de grupos de interés identificados, un tema que fue central en la campaña del priista. Tampoco se descarta que en la composición de su administración haya espacio para personalidades ajenas al panismo.

De la Valija. El independentista

Se preguntan en Cuévano quién le está “surtiendo” de ideas al regidor moreno Oscar Aguayo Arredondo, que además de no estar enterado de los adeudos de las cableras al municipio, no pareciera representante popular al oponerse a que la municipalidad cumpla con sus obligaciones legales, poniéndose, así, del lado de quienes afectan a todos los cuevanenses, esto tras de que en Guanajuato Capital el gobierno municipal cortó el tendido de Mega Cable conforme a lo que dispuso un tribunal federal.

En esta lógica, el regidor Aguayo, más famoso por sus conflictos que por su trabajo edilicio, buscó el reflector con la peregrina idea de “independizar” a la zona sur del municipio de Guanajuato. Quiere que haya un municipio 47, el de la Yerbabuena. Ya veremos si cocina ese pastel y les gana el turno a comunidades que han buscado eso desde hace años, como Santa Ana Pacueco, en Pénjamo. Pero por lo pronto, parece que no está con el pueblo, sino con los machuchones, como dice el presidente López Obrador, hasta parece ultraconservador o ¿quién pompo?

Christian R. Morales Fuhrimann

Ante la circunstancia que vive la humanidad por la pandemia y sus efectos, donde la función de la autoridad directiva y coordinadora de las acciones sanitarias, la Organización Mundial de la Salud (OMS), es más compleja resulta menester la presencia de sus representantes en los estados del país pues el contacto con las autoridades sanitarias es cimiente de la sensibilidad en la lucha contra el coronavirus.

Christian R. Morales Fuhrimann, representante de la OMS en México, viene compartiendo con la población información de la pandemia y de políticas públicas para combatirla; su advertencia a los jóvenes de que son los de mayor riesgo ante la tercera ola de contagios, es valiosa, pero insuficiente, pues la autoridad siguen con aglomeraciones.

El especialista tendrá que dialogar mucho con las autoridades locales por la “infodemia” que flota en el ambiente. La presencia de Morales Fuhrimann, sea por invitación o sugerencia de la OMS, debe servir para que “ganen” las medidas sanitarias y mejoren.