Gilberto Navarro

Guanajuato.- Con gran éxito, la ‘Steel Band del Cobre’ presentó un show de sonidos poco ortodoxos con reminiscencias caribeñas de artistas tan lejanos del género como Franz Schubert y Michael Jackson.

El grupo originario de El Cobre, poblado de La Habana, Cuba, llevó a los asistentes a un viaje caribeño, acompañados de instrumentos poco conocidos, como lo son los “steelpan” o “pailas”.

Es precisamente esta denominación del instrumento de percusión el que le da nombre al show “Pailas para Bailar”.

Se trata de tambores metálicos que recuerdan a toneles, que, aunque son originarios de Trinidad y Tobago, en las manos de la Steelband del Cobre, toman el ritmo cadencioso de la música afrocubana.

El singular sonido de las pailas, muy similar a las marimbas, tiene como objetivo divulgar y preservar los ritmos caribeños a través de este instrumento.

El primer homenaje de la noche, fue al clásico “Irakere” del compositor y pianista Chucho Valdés.

Esto seguido de “Bésame Mucho”, que hizo famosa la compositora mexicana Consuelo Velázquez, la cual tomó un tono especial al ser interpretada en los tambores acerados que acentuaban cada nota con una reverberación que llegó al pecho de cada uno de los presentes.

Dentro del repertorio se incluyó la versión de “Si a una mamita”, de Los Van Van, banda que también se presentó en la explanada de la Alhóndiga en el marco del Festival Internacional Cervantino.

Los músicos cubanos demostraron la versatilidad de su talento en los singulares instrumentos al interpretar “Ave María” de Franz Schubert, la cuál incluso tuvieron la oportunidad de interpretar para el Papa Benedicto XVI en la cátedral de El Cobre,  esto como preámbulo a una energética kizomba y el clásico tema cubano “Guantanamera”.

Tras un popurrí de temas de Formell y los Van Van,  asumieron los ritmos del Calipso y el Danzón.

Ya casi al final de la presentación demostraron que con “las  pailas” se puede recrear casi cualquier instrumento y para esto interpretaron “Billie Jean” de Michael Jackson.