Nayeli García

Irapuato.- “Un día me cansé, tome mis bastones para subirme al camión y demostrar que no tenían por qué negarme un servicio por tener discapacidad y desde ese momento me sentí más que libre”, narró Yaneth, quien sufre de una enfermedad que limite su movilidad motriz.

Yanet contó que para las personas con discapacidad representa todo un reto subirse al transporte público pues los chóferes se niegan a hacerlo porque tardan mucho en subir y bajar, algunos incluso les cobraban doble y en su caso, la trataban groseramente, por lo que su familia y ella preferían caminar para no tener que sufrir esa discriminación.

José Grimaldo Colmenero, director del Instituto Guanajuatense para las Personas con Discapacidad (INGUDIS) hizo entrega de siete unidades de transporte para personas con discapacidad a Irapuato, con las que dijo, las personas con discapacidad podrán viajar con dignidad, y no como a él le tocó que tenía que arrastrarse para subir con sus manos a los camiones o caerse con sus prótesis porque el chófer arrancaba sin esperar a que él se sentara.

“Las personas con discapacidad no somos ciudadanos de segunda y nos merecemos todo de primera; con esta donación de transporte damos la oportunidad de la población con discapacidad de Irapuato de ir a la escuela, al hospital y a cualquier lado de forma digna”, mencionó.

El Sistema de Transporte de Irapuato Incluyente (TRAIN) arrancó este jueves con cuatro de las siete unidades donadas al Municipio para recorrer dos rutas, una que parte del DIF Municipal a la Deportiva Norte y la segunda del DIF Municipal a CRIT Guanajuato.

Se estima que al año se puedan dar más de 30 mil servicios en beneficio de al menos 12 mil usuarios.

LC