Roberto Lira

Celaya.- Crímenes contra niños e inocentes son un golpe no solo a una familia sino a una sociedad y deben ser castigados más severamente, señaló Sophía Huett López, secretaria ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública.

Tras los recientes hechos violentos en los que se han visto involucrados menores de edad y donde en Celaya han muerto un niño de cuatro años y una niña de siete en ataques contra sus familiares, Huett señaló que el quitarle la vida a alguien que aún está iniciando a vivir es doblemente grave y debe ser también castigado de manera más severa por las autoridades.

“Como sociedad tenemos siempre que reclamarlo, como autoridades se tiene que castigar aún más duro y sobre todo no dejar espacios libres para la impunidad, por que meterse con las familias es muy complicado y todavía meterse con los niños es aún más agraviante, no a la familia en sí misma, sino a una sociedad en su conjunto”, comentó.

Asimismo, la secretaria ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública mencionó que estos crímenes, en especial deben generar reflexión sobre las características emocionales, psicológicas y hasta toxicológicas de quienes los cometen, pues de alguna manera pierden la noción de algún límite para hacer daño a alguien inocente.

“Creo que estamos viendo justamente lo que representa la inocencia, la bondad, el tema de alguien que tiene la esperanza de vivir en un mundo mejor y el desgarrador y condenable hecho de que alguien sin el menor escrúpulo llegue y le arranque la vida”, señaló Sophia Huett.