María Espino

Guanajuato.- Un halo de esperanza y felicidad significó el haberse vacunado contra la Covid-19 para el señor Jesús Mesa de 65 años de edad, quien llegó al módulo de vacunación acompañado de su mamá, la señora Ramona Mesa y de su hermana Socorro Ramirez para que también se inmunizarán.

Don Jesús comentó que luego de que supo que ya habían llegado las vacunas a la capital, en cuanto pudo se fue a formar en el módulo habilitado en la escuela Luis Gonzáles Obregón a donde llegó desde el jueves como a las cinco de la tarde y ahí permaneció hasta la mañana del viernes cuando, por buena suerte, y debido a que su mama padece una discapacidad motriz fue elegida para ser la primera en recibir la vacuna.

Puedes lee: Ya comienzan las filas para la vacuna de Covid en la capital

“Dentro de todo es una emoción fuerte que no lo esperábamos porque dijimos sabrá Dios hasta que hora nos atiendan y una angustia por mi mamá porque teníamos como año y medio que no la sacábamos de la casa y era una angustia tenerla afuera y con tanta gente y contaminación que no fuera a pasar algo, pero ya gracias a Dios ya está vacunada”.

Y es que la señora, mamá de don Jesús, tiene 90 años de edad padece hipertensión y ya no puede caminar por si sola por lo que tuvieron que llevarla en silla de ruedas pues la esperanza de sus hijos para que fuera inmunizada era mucha.

También lee: Capitalina es trasladada de emergencia al hospital tras recibir vacuna antiCOVID

Junto a Jesús Mesa y su mamá también llegó su hermana Socorro de 62 años de edad, ellos fueron las primeras personas en ser vacunadas.

Mención aparte amerita el caso del matrimonio conformado por Patricio Chagoya y Felipa Morales, ambos de 92 años y habitantes de la comunidad de Arperos, quien fueron llevados por su hija Leobardo Chagoya al Hospital General para que recibieran la vacuna.

Ellos llegaron desde las nueve de la mañana al nosocomio capitalino, alrededor de las 13:30 horas fueron inmunizados y grata fue la reacción de don Patricio quien salió contento, sonriendo, bailando y casi saltando de alegría al saberse protegido ante el virus del Covid y sobretodo, como él lo expresó, “mantener la vitalidad que mi edad de 92 años no es común que la gente tenga”, y por ello invitaron a que más adultos mayores vayan a vacunarse.

LC