Luz Zárate

San Miguel de Allende/ Celaya.- La Presa Ignacio Allende va a un 83% de almacenamiento respecto a su Nivel de Almacenamiento Máximo Ordinario (NAMO), lo que ayudará a que el siguiente año sí se cuente con la suficiente agua para los dos ciclos agrícolas 2021-2022.

En este 2021 se cancelaron ambos ciclos agrícolas, representando grandes pérdidas para los campesinos del Distrito 085 La Begoña, que dependen del agua que proviene de la Presa Ignacio Allende. 

Roberto Castañeda, subsecretario de Administración y Eficiencia de los Recursos Naturales de la Secretaría de Desarrollo Agroalimentaria y Rural (SDAyR) y también presidente del Consejo de Cuenca Lerma Chapala señaló que afortunadamente este año fue mejor en cuestión de lluvias, luego de dos años seguidos de sequía, lo que representa una buena noticia para los productores del Distrito 085, que se benefician con el agua proveniente de esta presa.

“Ya tuvimos el día 14 de septiembre, la sesión de la comisión de operación y vigilancia del consejo de la cuenca Lerma Chapala, que es donde de acuerdo al decreto 2014, instruye a que se haga un pronóstico de cómo les corresponderían los volúmenes a los distintos usuarios para el ciclo 2021-2022. Los pronósticos son favorables, a reserva de lo que llueva en septiembre y octubre que es cuando se cierra el ciclo del cálculo”, señaló.

Incluso, Castañeda mencionó que sí sigue lloviendo de manera abundante es posible que se tenga que desfogar la Presa Ignacio Allende.

“Si continúan las precipitaciones en la cuenca alta del Laja, habría posibilidad de desfogar la Presa Allende. Se tiene que manejar un modelo hidrológico integral y cuando la Presa Allende llega a su nivel de operación que para el caso de la Presa Allende es de 170 millones de metros cúbicos, automáticamente entra la política de operación de grandes presas y en automático se tendría que desfogar el volumen que está entrando a la presa”, mencionó.

Con el actual almacenaje y si sigue lloviendo, el ciclo 2021-2022 será bueno para el campo guanajuatense. 

“Hubiera sido muy complejo con un tercer año de precipitaciones bajas, si hubiera pasado eso, hubiera afectado al campo y el abastecimiento de los mantos acuíferos. La buena noticia es que vamos a terminar con todos los embalses llenos. Sin embargo, los siguientes días serán días en que debemos estar muy atentos”, dijo.

Cabe recordar que, desde finales del año pasado y los primeros meses del 2021, la Presa Ignacio Allende –ubicada en San Miguel de Allende- se mantuvo en un 15 % de su almacenamiento. En junio llegó a un 23 por ciento, el 18 de agosto registró un 48 por ciento y en sólo dos semanas incrementó a un 64 %, de acuerdo a los datos del Sistema Nacional de Información del Agua de la CONAGUA, en el Monitoreo de las Principales Presas de México.

En los últimos 10 años, la Presa Ignacio Allende no había tenido tan poco almacenaje de agua, hasta el 2020 que mantuvo un promedio de un 23% de almacenamiento de su capacidad total y en noviembre, diciembre y el primer cuatrimestre de del 2021 se mantuvo en un 15 y 16%.

El Sistema Nacional de Información del Agua de la CONAGUA, en el Monitoreo de las Principales Presas de México, informa que la Presa Ignacio Allende tiene un nivel de almacenamiento de 127.904 millones de metros cúbicos (127.904 hm3), que corresponde a un 83 % respecto al NAMO. Su nivel de Aguas Máximas Ordinarias (NAMO) es de 154 millones de metros cúbicos.