NI TANTO QUE QUEME AL SANTO. Con los ánimos más reposados y los números completos sobre la mesa de la votación estatal del Congreso del Estado, ya podemos ponerle más matices a la hegemonía del PAN en Guanajuato. Incluso, los datos oficiales reconocidos por el IEEG dictaminan una baja en su cifra absoluta de votos aunque aumenta en el porcentaje.

SUBE Y BAJA. Y es que, mientras el blanquiazul obtuvo cuatro mil votos menos que en la elección de 2018 en la contienda por el Congreso del Estado, Morena logró 30 mil sufragios más y MC creció en unos 20 mil votos; en contraparte, PRI y Verde fueron los que observaron la caída más dolorosa, pues ambos perdieron 100 mil votos cada uno.

NO APLASTARON. El festejo del PAN debe ser moderado. En Guanajuato sólo mantuvieron lo que tenían, con una mejor negociación político electoral. En el balance global de distritos, el PAN ganó los mismos que hace tres años, con la diferencia que en 2018 tuvo que ceder dos al PRD que ganó sin aportar nada y en este 2021, sin coalición, tendrán los azules 21 de las 36 curules.

LA LECCIÓN. Mientras tanto, Morena ganó el mismo distrito XIV de hace tres años, pero como el PAN -a diferencia de 2018 que tuvo que cederlo por la alianza con PT- ahora sin coalición, la curul será suya.

¿MENOS DECEPCIONADOS O MÁS CONVICCIONES? Y ojo con el tema de los votos nulos. Uno de los datos más sobresalientes de la jornada del domingo antepasado es la caída de los votos nulos en Guanajuato; hace tres años fueron 103 mil 415 que representaron el 4.53% del total y ahora se registraron 54 mil 365, es decir, 2.68 puntos porcentuales. Aquí le decía que hace tres y seis años impactó la campaña del voto nulo. Ahora, muchos se treparon a esa ola.

RESISTENCIA MORENISTA; DECLIVE VERDE-PRI; MC, DESPIERTA

PARA ARRIBA. Y bueno, del otro lado de la moneda, los partidos que más crecieron en esta contienda con respecto a la de 2018 fueron Morena y MC.

CON TODO Y DIVISIÓN. Morena -a pesar de estar en territorio comanche- pasó de 429 mil 538 que fue el 18.82% hace tres años a 458 mil 81 votos que son el 22.59%. Esa cosecha ya le garantiza una plurinominal más por lo menos, aunque podrían ser dos, para llegar a ocho en su bancada siguiente.

PILÓN. Por su parte, MC pasa de 70 mil 53 que apenas le dieron para superar por siete centésimas el 3% mínimo para alcanzar una plurinominal hace tres años, a 90 mil 774 que es el 4.47% de la votación con posibilidad de tener dos curules de representación proporcional.

MENOS MAL. Y cheque usted; el PAN, curiosamente, pese a caer de 890 mil 583 a 846 mil 379 votos, en porcentaje, creció al pasar de 39.03% hace tres años a 41.75% ahora.

ALGO ES ALGO. Los que más cayeron fueron el PRI que obtuvo 336 mil 358 sufragios en 2018 que representaron el 14.74% a 240 mil 49 votos, es decir el 11.84% aunque en su caso, tiene grandes posibilidades de mantener las cuatro curules que hoy tiene.

DESPLOME. En porcentaje, el partido que más cayó fue el Verde pues perdió casi el 50% de su votación distrital: hace tres años logró 202 mil 928 que fueron el 8.89% del total y hoy sólo 102 mil 219 que representan el 5.04% de la votación emitida.

AL HOYO. PRD y Nueva Alianza registran la caída más dolorosa pues hace tres años ambos superaron los 70 mil votos que les permitieron superar el 3% de la votación y asegurar una plurinominal; y ahora, Nueva Alianza se quedó en el 2.7% y el PRD en el 2.4. En el caso del sol azteca, esa votación y la alianza con el PAN le permitieron llegar a tres diputados y en la siguiente legislatura no tendrá uno solo.

MÁS MERITORIA. En cuanto a la participación electoral, este año disminuyó ligeramente pues en 2018 fue de dos millones 281 mil 396 y el domingo antepasado, de dos millones 27 mil 197. La valoración es positiva porque en elección intermedia se logra casi la misma proporción que en elección concurrente.

LA DEL ESTRIBO…

Poco faltó para que la Auditoría Superior del Estado (ASEG) le entregara una medalla del buen comportamiento a la Secretaría de Seguridad del Estado en las conclusiones de las auditorías de desempeño practicadas por la ASEG al programa ‘Escudo’ y al de ‘Prevención del Delito’, ambos instrumentados por la Secretaría de Seguridad Pública.

La comisión de Hacienda del Congreso local aprobó ayer y dictaminó sin mayores observaciones las auditorías mencionadas, ambas del ejercicio fiscal 2019. Los dictámenes estarán a disposición del pleno pasado mañana.

Es verdad que no es lo mismo auditoría al gasto que al desempeño. Esta es más cualitativa.

La de ‘Escudo’ de plano no tiene observaciones, mientras que la de ‘Prevención del Delito’ de la Secretaría de Seguridad Pública, incluso se reconoce la actitud “proactiva” de la dependencia

El único rasguño es para acciones colaterales como el acercamiento de la SSP con los municipios a efecto de recabar información de la situación actual referente al fenómeno de las pandillas en la que se detectó una escasa colaboración de los municipios, pues sólo cinco (no especifica cuáles) tienen un programa de acción.

Es decir, la culpa es de los municipios, no de la Secretaría.

PRI: COMBATIVIDAD QUE NO VOLVERÁ

De por sí, la combatividad del PRI como partido opositor se ha ido diluyendo a la par de la disminución de su fuerza y presencia en Guanajuato, tras la alianza explícita a nivel federal, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo puede despreocuparse de lo que ocurra con el tricolor en los siguientes tres años.

Han sido pocas las ocasiones en las que el PRI se ha convertido en una oposición ‘de a deveras’ en el estado. Su propia división ha condicionado la debilidad frente al panismo gobernante.

Hace exactamente cuatro años, el entonces diputado local Jorge de la Cruz subió a tribuna para cuestionar al entonces secretario de Desarrollo Social.

Un día antes, la senadora priista Diva Gastélum en la comisión permanente del Congreso de la Unión se había lanzado en contra del activismo del funcionario estatal que ya pintaba como el delfín para ser candidato a gobernador.

Gastélum pedía juicio político contra el gobierno estatal. Jorge de la Cruz dejó el bajo perfil y subió a tribuna para pedir que el funcionario estatal se definiera: o secretario o precandidato. Logró su cometido y prendió la mecha, pero algo pasó en el PAN que no se notó una defensa vehemente y apasionada del funcionario estatal.

Éctor Jaime Ramírez Barba -que se enganchaba con casi cualquier tema que implique un ataque al PAN-Gobierno- prefirió no enredarse en este asunto. Quizá porque estaba más interesado en denunciar el presunto fraude en Coahuila que alegaba el PAN que en defender al entonces secretario Diego Sinhue.

El panorama que hoy pinta en Guanajuato de luchas partidistas, parece más despejado para Diego Sinhue, por lo menos en el frente tricolor cuya bancada no será dique en la siguiente legislatura.

Si Ruth Tiscareño resiste las impugnaciones, quizá la única que dé guerra sea Yulma Rocha.

SEGURIDAD LEÓN: LA EVENTUAL RATIFICACIÓN, LA MANO DE DIEGO SINHUE

Es cierto que Guanajuato en lo global, ha mostrado una disminución significativa en la cifra de homicidios dolosos en los cinco primeros meses del año, en comparación con los números del mismo período de 2020.

Pero es inevitable la referencia a León como la gran mancha en ese abatimiento de la incidencia en otros municipios como la zona Laja Bajío e Irapuato.

León, no sólo no puede bajar, sino que sigue mostrando niveles altos y preocupantes de violencia provocada por el crimen organizado.

Hace unos días, el secretario de Seguridad, Mario Bravo Arrona dijo que el problema en León es -además de la disputa entre bandos del crimen organizado- el que las detenciones que hace la policía leonesa a operadores y generadores de violencia no encuentran eco en la Fiscalía General de la República.

La eterna queja local: la impunidad y la puerta giratoria. La no consignación de los presuntos responsables por el delito de delincuencia organizada. Suponiendo -sin conceder- que el responsable de la Secretaría de Seguridad en León ofrezca el diagnóstico correcto, la pregunta es si la FGR actúa con mayor atingencia en Celaya, en Salamanca o en Irapuato porque ahí opera la misma delegación, pero los homicidios dolosos van a la baja.

Mario Bravo presume que la incidencia de delitos patrimoniales va a la baja en la ciudad y que los homicidios dolosos siguen siendo el gran talón de Aquiles.

Hoy, parece que en León hay una pelea encarnizada de grupos delictivos que o está limitada o tiende a diluirse en otros municipios. Y no se puede olvidar que esta ciudad es de la que es oriundo el gobernador Diego Sinhue y que se mantenga en lo alto de la incidencia es una afrenta para él mismo.

Y el análisis de lo que pasa en León se hará cada vez más vigente mientras se acerca el relevo de administración y una de las discusiones sea si Mario Bravo se mantiene en el cargo.

Su permanencia dejaría claro que la mano de Diego Sinhue seguirá pesando en León, ahora en las decisiones que tome la alcaldesa electa Alejandra Gutiérrez. Con todo y los puntos oscuros, sería una apuesta por la continuidad con la venia del fiscal Carlos Zamarripa.