¿Cómo hemos asociado los cambios de ‘semáforo’?

Óscar Jiménez

Estado.- La última vez que se llegó a concebir el semáforo de una manera ‘normal’, fue durante el primer trimestre del año. Luego, todo cambio, y ahora, el uso del ‘semáforo’ ya no se asocia solamente a las calles o indicaciones viales, sino a un status social, económico y de nivel de contagios.

El 25 de mayo pasado, el gobernador del estado de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo estaba sobre el templete del Teatro del Bicentenario de León, para anunciar que, a partir de entonces, se aplicarían los criterios de la fase más complicada para la entidad.

Principalmente, esto impactaba en los ámbitos de la educación, los servicios, el deporte, entre otros. Aquello, durante la luz roja del semáforo. Esta determinación ‘completaba’ los informes que se habían vertido desde la Federación, y que han ido variando de acuerdo a criterios propios, tal como en los otros estados del país.

Para aquel día de mayo, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo daba a conocer que la entidad tomaría su propio análisis para la determinación del cambio de los cuatro colores del semáforo económico y de reactivación (rojo, naranja, amarillo y verde).

Este no es un semáforo de contagios, es un semáforo de reactivación económica, y que será actualizado semana por semana. Habrá un comité de reactivación económica integrado por funcionarios y ciudadanos para ir monitoreando este semáforo y nos permita actualizarlo semana a semana”, destacó entonces el gobernador de la entidad.

Con el color rojo, únicamente era permisible la apertura de negocios esenciales para Guanajuato, tal como eran los restaurantes y hospedajes, así como servicios de bajo riegos, entre otros, pero solamente con un porcentaje menor de visitantes. Aquel semáforo rojo duraría 10 semanas, desde el 25 de mayo hasta el 3 de agosto.

Naranja: dejó el registro más alto de defunciones        

Posteriormente, desde el 4 de agosto y apenas hasta el pasado 4 de octubre, fue confirmada la luz naranja para utilización del semáforo de activación.

Aquel ‘parpadeo’ permitía un incremento en la movilidad en los municipios de Guanajuato, con algunos espacios, que al menos en lo anunciado por el gobierno estatal, deberían de cumplimentar con no una asistencia mayor del 50 por ciento de aforo o visitantes, de acuerdo al giro de los negocios o los espacios.

También, dicho semáforo ya daba la posibilidad de abrir algunas actividades al aire libre, particularmente las deportivas.

Sin embargo, y aunque significó un ‘eslabón’ debajo en el nivel de riesgo y complicaciones por la pandemia de Covid-19 en Guanajuato, durante el periodo de las nueve semanas que duró el semáforo naranja, fue cuando se confirmaron la mayor cantidad de fallecimientos en el estado, al alcanzar hasta mil 478 durante el periodo, superando incluso los mil 291 que se habían señalado durante la ‘luz roja’.

Cabe señalar que, durante el mismo periodo, la propia Secretaría de Salud del Estado de Guanajuato (SSG) dio a conocer la situación de algunas muertes que, aunque se anunciaron en las últimas semanas, correspondían a periodos previos, y que no habían sido situadas en el momento debido a que no existía la confirmación de que se debieran a casos de Covid-19.

Finalmente, a partir del pasado lunes 5 de octubre, el estado de Guanajuato ya se encuentra en semáforo amarillo, el cual es mayormente permisible con las actividades sociales y económicas, y mismo que antecede al último color, el verde. Por el momento, el semáforo amarillo ha decretado 275 nuevos contagios y 18 muertes a causa del Covid-19.