Onofre Lujano

Jerécuaro.- Los 200  comerciantes, y 40  taxistas  de  la zona del  jardín principal, la plaza principal, las calles 5 de Mayo Manuel Doblado, Ocampo, Fray Ángel Juárez y Benjamín Méndez en el centro histórico, se encuentran desesperados por sus bajas ventas, primero por la pandemia y después por el cierre de algunas de las calles para la rehabilitación de las obras que quedaron inconclusas y  mal construidas.

El proyecto integral del 23 de octubre de 2017,  de la administración anterior contemplaba  trabajos de mejoramiento y restauración de fachadas, instalaciones eléctricas, redes hidráulicas y sanitarias, rescate de los Portales Rivera y Unión, así como el mobiliario y accesorios urbanos en el centro histórico, con una inversión de 25.67 millones de pesos, capital municipal y estatal.

En la  primera etapa, conjuntamente el Municipio y la Secretaría de Turismo  iniciaron con trabajos preliminares, jardinería, mobiliario urbano (bancas), alumbrado público, vialidades, pavimentos y banquetas con pétreos de la región como el pórfido sin embargo, estas obras quedaron mal construidas o sin terminar por lo que se hicieron cargos a la constructora para que culminara la construcción. 

Después de casi dos años finalmente se rehabilita la obra, sin embargo, esto ha causado pérdidas a los comerciantes primero por la construcción inicial donde se cerró todo el centro histórico durante más de un año, y este año los comerciantes tienen desde el mes de marzo con calles cerradas.

Comerciantes que viven en la calle 5 de Mayo y Prolongación cuyos giros son taquerías, pescaderías, consultorios, tiendas de abarrotes y pizzerías, dicen tener muchas pérdidas en sus negocios, “todo está muerto”

Solo hay acceso a peatones que por cierto han sufrido caídas aparatosas por los defectos en el pórfido, sobre todo personas de la tercera edad, comenta Lourdes Arreola. 

Daniel G, quien tiene su consultorio, dijo que espera que rehabiliten la calle 5 de Mayo y el centro histórico porque está mal construida y lamentó que se tardaron dos años para reanudar la obra inconclusa.