Jessica de la Cruz

León.- A los zapateros de la Zona Piel este fin de semana les fue mal pese a que hubo Buen Fin, el año pasado llegaron a vender en un promedio de 150 a 200 pares de zapatos, en este 2020 en promedio vendieron de 35 a 50 pares de calzado. En caso de que el semáforo en color rojo cambie nuevamente, algunos ya no podrán pagar rentas y se verán obligados a cerrar permanentemente.

José Luis Montes tiene 38 años como comerciante, paga 6 mil pesos de renta al mes, pero también optó por salir a las calles como vendedor ambulante, señaló que son varios factores los que los han afectado a ellos como comerciantes, no solo la pandemia del COVID-19, también se suma la inseguridad, pues tan solo, con las dos personas que mataron el pasado mes de octubre, disminuyeron un poco los clientes en la zona.

“No hay activación económica ahorita, la situación ha estado difícil y no alcanzamos a sacar los gastos (…) [El buen Fin] nada más sirvió para pagar los compromisos de los gastos de la pandemia, que pagar aquí y pagar acá”, señaló José Luis.

En comparación con años anteriores Zona Piel tiene locales comerciales cerrados, plazas comerciales con varios cartulinas en las que se anuncia que hay locales en renta, incluso sus calles tienen más vendedores que propios compradores, ya sea ambulantes o en los locales. Entre los comerciantes se menciona que incluso las tiendas de negocios que había en la CTM también han ido cerrando poco a poco. Y en caso de cambiar de color semáforo, esta situación empeoraría.

Ramón vende botas vaqueras a 600 pesos la más económica y zapato tipo deportivo, tipo clon, imitación. Ramón tiene 50 años fabricando calzado, ya que a los 15 años comenzó con este oficio de zapatero, dijo, que en todo lo que va del año ha estado malo y este fin de semana pensaba que se levantarían sus ventas, pero no fue así.

Ramón agregó que no se ha levantado la económica para ellos, porque para empezar no hay dinero, y de dónde les va a comprar la gente.

LC