Manuel Arriaga

Pénjamo.- Un grupo de comerciantes de temporada, pidieron este martes, a las autoridades municipales, la audiencia para poder aperturar 350 negocios que permanecen cerrados y que es la única fuente de ingresos para igual número de familias. Afirmaron que la ayuda de despensas que implementó el gobierno local al inicio de la pandemia, ha resultado insuficiente.

El alcalde Juan José García López anuncio que “estamos cerca de pasar al semáforo epidemiológico rojo”, sin embargo, propuso reubicar a los comerciantes en un espacio donde puedan ejercer su actividad, bajo las medidas de sanidad y sobre todo, con distanciamiento social.

Este martes, llegaron a la Presidencia Municipal un grupo de comerciantes de temporada que pidieron hablar con las autoridades municipales. El grupo de aproximadamente 30 personas, fue interceptado por varios elementos de la Policía Municipal que impidieron su acceso al recinto, incluso, varias patrullas col escudos antimotines, fueron llegando al Palacio municipal.

Finalmente, una comisión encabezada por el comerciante José Luis Rosales Cruz ingresó a la Presidencia y dialogaron con el Secretario del Ayuntamiento, J. Trinidad Medina Raya, quién se comprometió a escucharlos y analizar su petición, para ello, fueron citados a dialogar el día miércoles a las 9 de la mañana.

José Luis Rosales Cruz aseguró que su única intención es poder aperturar el negocio de temporada que le da sustento a 350 familias aproximadamente. afirmó que desde el inicio de la contingencia no han podido salir a ofrecer sus productos, “incluyendo varios adultos mayores que dependen de sus ventas para llevar alimento a sus casas”, citó.

Calificó como insuficientes los apoyos que el gobierno municipal entregó al inicio de la pandemia, “las despensas se agotaron muy pronto, en algunos casos, hubo comerciantes que recibieron 4 dotaciones, otros recibieron ocho, pero hubo quienes no recibieron nada”, subrayó el comerciante.

Ante esta petición, el alcalde Juan José García López aseguro que el día miércoles les propondrán poder reubicarse a otro lugar fuera del primer cuadro de la ciudad, donde puedan ejercer el comercio respetando las medidas de sanidad, incluyendo el distanciamiento social.

“En la plazuela Miguel Hidalgo no podemos ponerlos porque no estaríamos respetando estás medidas, es muy importante velar por la salud de los 170 mil personas que viven en Pénjamo, estamos muy cerca de pasar nuevamente a semáforo epidemiológico rojo, y con ello, volver a cerrar toda la actividad”, precisó el primer edil.

SZ