Scarleth Pérez

León.- Hasta 10 años de cárcel podrían pagar los vecinos de las colonias Las Joyas, Balcones de la Joya, La Soledad, Sinarquista, Brisas del Campestre, San Juan de Abajo, El Huaje, Villas de San Juan, Villas de la Luz, Morelos, Cañada de Real y Jacinto López; esto debido a que son las zonas en León con mayor consumo de luz ilegal. La roban con “diablitos”.

Si bien les va, al ser descubierto por las autoridades, el delito de robo de luz se puede pagar con dinero; en el peor de los casos, “los diablitos” se cobran con incendios que algunas veces terminan en pérdida total de varios inmuebles.

En Villas de San Juan de los postes de luz se desprenden decenas de cables artesanales, – casi forman telarañas-, el mismo escenario en las otras 10 colonias. En las fachadas, una casa tiene medidor y la de a lado no, en ambas se percibe energía eléctrica en el interior, esta imagen se repite una y otra vez.

Conectando un “diablito”, se encuentra la muerte. El deseo de ahorrarse la luz, con una técnica antiquísima, muchas veces termina en tragedia. Las pérdidas totales de los hogares, en la mayoría de sus casos, iniciaron por “diablitos”. Muchas de las personas que mueren electrocutadas, buscaban el suministro ilegal. Pero el riesgo no importa, cuando de ahorrarse unos pesos por un servicio necesario, es el objetivo.

Por si no lo recuerdas: Adolescente muere electrocutado por robar un cable de luz en León

https://periodicocorreo.com.mx/wp-content/uploads/2021/07/elec.jpg

Los “diablitos”, tienen dos funciones, alterar la lectura del consumo de energía u obtenerla de manera gratuita al 100 por ciento. Se elaboran con pedazos de madera, cartón y hasta láminas viejas. Materiales altamente flamables que se colocan al interior de la caja de fusibles.

Aunque el riesgo es grande, hay personas que recurren a la práctica una y otra vez. Para la Comisión Federal de la Electricidad de León, los vecinos migrantes de la edificación Martínez Aguayo en Cañada del Real, son personas recurrentes en el robo de electricidad.

“Cada rato hacen operativos, pero siempre se vuelven a conectar”, platica a Correo, un trabajador de la CFE.

La misma historia, la viven los vecinos de las 12 colonias, en las que es habitual robar a la CFE. Quienes argumentan recurrencia a los “diablitos” porque los hogares que rentan tienen cuentas pendientes con la Comisión de luz.

Puedes leer: Viven sobre ductos de Pemex, en riesgo y sin luz en San Juan de Abajo

La pena

Robar la luz es un delito. La comisión de esta práctica, según el artículo 368 del Código Penal Federal apunta:

Artículo 368.- Se equipara al robo y se castigarán como tal:

II. El uso o aprovechamiento de energía eléctrica, magnética, electromagnética, de cualquier fluido, o de cualquier medio de transmisión, sin derecho y sin consentimiento de la persona que legalmente pueda disponer de lo mismos.

El Artículo 368 establece sanciones de tres a 10 años de prisión, así como pagar mil días de salario mínimo como multa – un aproximado de 66 mil pesos-.

El peligro

Apenas este 12 de julio, unas tres familias, perdieron su hogar y negocio en la colonia Las Presitas, también conocido como el Valladito. Los comentarios entre los vecinos, apuntaban que un “diablito” habría originado el fuego.

“Estaba conectado con un cable de telefonía, no era especial para energía eléctrica”, comentaron los testigos en el lugar.

El predio ubicado en la calle Hipocampo, se incendió la mañana del 12 de junio. Además de los hogares de construcción artesanal, incendiados, en el lugar también se perdieron kilos de ropa y basura que ahí almacenaban.

Las autoridades informaron perdida total de las construcciones improvisadas y del material de reciclaje.

LC