Se cae el techo del Teatro de la Ciudad

Un trabajador quedó herido al caer una techumbre. El director de Obras Públicas dijo que no habrá retraso

Nayeli García

IRAPUATO, Gto.- El techo del Teatro de la Ciudad, obra bandera de la presente administración, colapsó la tarde de ayer, una semana después de que el alcalde Sixto Zetina Soto realizara una supervisión del sitio. Pese al accidente, la obra no fue suspendida.

El incidente fue manejado con absoluta discreción por parte de las autoridades, que cerraron el acceso a la zona mientras se efectuaba el rescate. Foto: Eduardo Ortega
El incidente fue manejado con absoluta discreción por parte de las autoridades, que cerraron el acceso a la zona mientras se efectuaba el rescate. Foto: Eduardo Ortega

El director municipal de Obras Públicas, Arturo Rocha Lona, aseguró que no habrá retrasos en la entrega del teatro.

El accidente ocurrió poco antes de las cinco de la tarde, hecho que se mantuvo en total hermetismo por parte de las autoridades, pues incluso elementos de la Policía Municipal que respondieron al reporte desconocían lo sucedido. Al lugar de la obra, a cargo de la constructora Cifsa, S.A. de C.V., sólo tuvieron acceso elementos de Protección Civil, mientras que la calle Álvaro Obregón fue cerrada mientras se realizaban las maniobras de rescate.

Sin uniforme, el director de Protección Civil llegó al lugar, que fue acordonado por los elementos para realizar una valoración del edifico, pero sólo fue resguardado el edificio que colapso, el cual se estima una altura de 7 metros y una superficie total de 60 metros cuadrados, y mientras los paramédicos de Protección Civil atendían al o los lesionados, los trabajadores de la obra continuaron con la construcción.

Versiones opuestas

El director de Protección Civil, Javier Gallaga, declaró que las cimbras no resistieron y colapsaron al ser coladas, pero que no había ninguna persona en la estructura, sólo un trabajador que pasaba fue golpeado por el concreto, por lo que fue traslado al IMSS para valoración.

No obstante, y de manera extraoficial, en el lugar se mencionaba que a tres obreros les cayó parte del cemento encima cuando colaban una techumbre, y que fueron sus propios compañeros quienes los sacaron de debajo.

El director señaló que luego de revisar el lugar fue autorizado continuar con las obras del teatro pues no existe ningún riesgo y sólo la parte afectada estaría acordonada en lo que la constructora atendía cómo resolver el problema.

No se detienen

Minutos después, y luego de ser informado de lo sucedido, Arturo Rocha comentó que todo se había tratado de un accidente de la obra, en donde no hubo pérdidas qué lamentar y que la empresa estaría atendiendo las fallas en su momento, por lo que las obras del teatro no serían suspendidas y aseguró que no habrá un retraso en la obra, programada para  terminar en septiembre próximo.

Rocha Lona negó que el accidente sea resultado de la celeridad con la que están siendo realizadas las obras, pues aunque el 27 de marzo del año pasado cuando fue presentado el proyecto fue señalado que tardarían entre 11 a 12 meses en ser terminado, durante el arranque de la obra que se prolongó hasta el 7 de noviembre, se anunció que la obra terminaría meses antes de que concluyera la administración de Zetina, el 10 de octubre del 2015, y quedaría funcionando en su totalidad.

El funcionario indicó que las obras van en tiempo y en forma. La semana pasada el alcalde visitó personalmente las obras acompañado de un grupo de empresarios para percatarse que los trabajos están conforme a lo planeado y no había retrasos en la obra, la cual prometió será de calidad y se terminará antes de que deje la administración.

El Teatro de la Ciudad cuenta con una inversión de 125 millones de pesos, recursos provenientes  del gobierno federal y del estatal, el cual es construido en el que fue el Auditorio Benito Juárez, y en el predio que ocupaba la Rinconada Castañeda de León, en donde fueron sacados al menos 25 comerciantes que tenían más de 40 años trabajando ahí.

A marchas forzadas

El proyecto original del inmueble, una de las principales obras de este trienio, contemplaba un lapso de un año para su culminación. Sin embargo, diversos impedimentos legales retrasaron su inicio, por lo que se anunció que la construcción terminaría en sólo 6 meses.