Óscar Jiménez

León.- Aunque hace dos meses Grupo Pachuca anunció la compra del Estadio León, su directiva ha sido hermética en cuanto a la operación, y el presidente del Club León, Jesús Martínez Murguía, únicamente ha considerado que el movimiento, a través de Fieracapital Inmobiliaria, se debió a una ‘deuda’ con los aficionados.

Ante el cuestionamiento de por qué se había decidido invertir en el Estadio León, cuando previamente se anunció la edificación de un nuevo complejo, además de la Casa Club La Esmeralda y del GEN Esmeralda (centro educativo), el directivo del futbol mexicano hizo hincapié en que no se tenía considerado el gasto, pero se ‘desembolsó’ para asegurar la permanencia del equipo.

“Lo acabo de decir hace algunos días: lo más importante es la tranquilidad de la afición, y realmente era una decisión que no debíamos de tomar, pero lo hicimos por la gente, porque la gente merece un estadio y merece esa tranquilidad”.

“La gente tiene que saber que su equipo nunca va salir de la ciudad, porque es una pasión que tienen por este equipo, y en momentos tan difíciles como estamos viviendo, la gente sale y va al estadio, portan la playera, se desahogan y lo viven, así que esta inversión es por ellos y ya daremos noticias después”, señaló Jesús Martínez Murguía.

Un proyecto que se ha rechazado

Mientras se compró el Estadio León, situado en el bulevar Adolfo López Mateos, por poco más de 400 millones de pesos, la directiva del Club León no ha colocado aún la primera piedra del nuevo inmueble, que se ubicará al noreste de la ciudad.

Este inmueble fue anunciado a mediados del 2018 en los linderos del bulevar Francisco Villa, y para lo que, de entrada, se generaría un gasto de 2 mil 500 millones de pesos. Sin embargo, hasta el momento, no se ha colocado la primera piedra.

“Son más de 4 mil 500 planos los que se tuvieron que considerar para el proyecto; ahora estamos en cuestión de los permisos, ahora vamos con un 70 por ciento de avance, pero necesitamos tener el 30 por ciento restante para empezar”, dijo hace justamente un año, Jesús Martínez Murguía, ante la intención de edificar el nuevo estadio.

Buscan revertir compra

Desde el pasado 3 de septiembre se ordenó archivar y poner fin al litigio relacionado al Estadio León y terrenos aledaños, que recientemente compró Grupo Pachuca a través de Fieracapital Inmobiliaria al Club Social y Deportivo León A.C. encabezados por Roberto Zermeño.

Esta acción culminó parcialmente con el juicio que se abrió prácticamente desde el cerrojazo del fideicomiso. Sin embargo, los archivos no se destruirán debido a que la jueza a cargo consideró el asunto de “demasiada trascendencia e importancia social”, por lo que, de acuerdo a lo acordado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, éstos se deben salvaguardar.

Ante esta acción, el grupo de palco habientes, dueños de plateas y socios fundadores irán por lo que ya habían anunciado desde hace tiempo: la nulidad de todo el proceso.

Los socios fundadores señalaron desde julio que buscarían anular la compra, pues el procedimiento se argumenta como “ilegal”.

De acuerdo con el abogado de los socios fundadores, Octavio López de Alba dicho movimiento no cumple con los requisitos de procedibilidad debido a la conformación de la asociación civil encabezada por Roberto Zermeño, puesto que desde 1967 se considera que todas las escrituras públicas formuladas están viciadas.

“Vamos a exigir la nulidad y la cancelación de esta escritura porque Francisco Guido Zamora no debió registrar esas escrituras, pero lo que falta es que aquí hay conflicto de intereses, tráfico de influencias y abuso de autoridad porque la orden vino desde más arriba, desde las oficinas del gobernador para que se hiciera esta operación”, señaló Octavio López.

LC