Luz Zárate

Cortazar.- Por emitir partículas provenientes de la cáscara del arroz, que afectan la salud de unos 3 mil cortazarenses, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) clausuró este miércoles la empresa ‘ABSA‘ Arrocera del Bajío S.A. de C.V.

La clausura se debió a que la empresa emite partículas de la cáscara del arroz que se procesan y se hacen más pequeñas, vuelan y llegan a colonias aledañas de la planta generando afectaciones en las vías respiratorias de los vecinos.

El titular de la Procuraduría Ambiental y Ordenamiento Territorial (PAOT), Anselmo Conejo Cornejo, explicó que desde marzo se han emitido varias recomendaciones a la empresa, algunas las han acatado y resuelto, pero otras no. Una de las observaciones no atendidas fue la instalación de un filtro para evitar que esas partículas sean vertidas al medio ambiente y que han provocado desde alergias y hasta asma en vecinos de la empresa.

“Se hizo una clausura total de la empresa debido a las denuncias ciudadanas que teníamos ya de algunas semanas, de unos dos meses, esta empresa arrocera emitía las partículas de esta cáscara de arroz. Ya la gente presentaba síntomas en las vías respiratorias por este polvo, es por ello que se procedió a la clausura de la misma. Por afectar a la salud, se actuó como una medida urgente… de acuerdo al dictamen de la Procuraduría, estas partículas les pueden causar desde alergias, irritación, asma”, informó Anselmo Conejo.

Múltiples notificaciones

El Procurador de la PAOT señaló que las partículas de la cáscara del arroz que se emiten al medio ambiente provocan problemas en las vías respiratorias, por lo que solicitaron un sistema de filtrado para que puedan seguir trabajando. En este sentido, precisó que se trata de una clausura total temporal de las áreas de trasvase y secado, que son las áreas donde se emite estas partículas y cuya observación se hizo a ABSA desde el pasado 7 de mayo. Aunque ya desde marzo se habían hecho 4 notificaciones por distintas observaciones.

“Las áreas que se clausuran son las áreas que están emitiendo estas partículas y que es el secado, el lavado de la cascara del arroz. Los camiones, el cargado pueden continuar porque son áreas donde no se emite esta partícula”, indicó.  

Explicó que el 22 de abril se hizo la primera notificación a la empresa acerca de la necesidad de instalar este sistema de filtrado, pero en ese tiempo no respondieron y tampoco solicitaron alguna prórroga para subsanar la observación.

Y una multa

La multa va de los 10 mil a los 500 mil pesos, el monto total depende del tiempo que se tarde la empresa en subsanar lo requerido y podría aumentar si es que la empresa viola los sellos de clausura y sigue trabajando a pesar de la inhabilitación.

Conejo Cornejo explicó que si los dueños de la empresa deciden quitar los sellos y seguir laborando en las áreas clausuradas, se interpondría una denuncia penal en el Ministerio Público.

“En caso que la empresa decida seguir laborando y romper los sellos, amerita multa y es un delito, por lo que se llevaría el tema ante el Ministerio Público. La multa va desde los 10 hasta los 500 mil pesos”, señaló.

La empresa tiene alrededor de 20 años de antigüedad y está ubicada en el bulevar Paseo de la Juventud, en pleno centro del municipio de Cortazar. Actualmente genera alrededor de 200 empleos entre directos e indirectos, sobre lo que el funcionario dijo entender su situación, pero destacó que atienden “a un bien mayor”.

“Es un tema de un bien común mayor, sí hay empleados que se van a ver afectados, sin embargo es una población de casi tres mil personas que están siendo afectadas. (Si la empresa cumple) con las recomendaciones puede reactivar sus trabajos, pueden ser desde dos o tres días (de clausura), depende del empresario cuanto tiempo tarda en instalar el sistema de filtrado”, manifestó.

ndr