Roberto López

Dolores Hidalgo.- La clausura del tiradero municipal tiene un proyecto aprobado, así como la celda del nuevo relleno sanitario, según explicó el director de Ecología y Medio Ambiente, quien aclaró que dichas acciones se realizan con la supervisión de la autoridad ambiental.

Omar Ríos Olmos, director de Protección al Ambiente explicó que la nueva celda del relleno sanitario ya está lista y que solamente falta el resolutivo del gobierno del estado, de parte de la SMAOT.

“Nosotros ya cumplimos toda la tramitología con ellos y con Iplaneg por el tema del uso de suelo y estamos a la espera de que nos dicten el resolutivo a favor que, por los acercamientos que hemos tenido, nos dicen que todo va bien”. Dijo el funcionario.

Y es que, los integrantes del Frente Auténtico del Trabajo, que agrupa a una de las tres asociaciones de pepenadores que laboran en el tiradero municipal, señalaron que han pedido ver tanto el proyecto de clausura como el del nuevo relleno, porque consideran que hay anomalías y que no se está respetando la norma 083.

Ante esto, el funcionario municipal detalló que justo están basados en dicha norma para hacer todo el trabajo de clausura del tiradero y apertura del nuevo relleno, “nos han supervisado ambas obras y, por ejemplo, tenían duda sobre la inclinación del terreno donde está el nuevo relleno para que por ahí se fueran los lixiviados y está correcta”.

Dijo que el nuevo relleno está en óptimas condiciones para su apertura. “Para el cierre del tiradero, tenemos que esperar porque no se pueden hacer dos tiraderos a la vez; tenemos que esperar la liberación del resolutivo de la nueva celda para dar paso a la solicitud de clausura del antiguo tiradero”.

Incluso confesó que, tras revisar el actual tiradero municipal, las autoridades estatales, determinaron que había un tema de salud grave y les dictaron algunas medidas para iniciar el proceso de clausura, que es el saneamiento “principalmente de los taludes, que estaban desbordados y la cobertura con material pétreo. De hecho, nos adelantamos, porque ya urgía sanar y se hizo una reducción de la cantidad de basura para evitar acumulación de biogás”.

Abundó que una vez que se ingrese la solicitud de clausura, es generar la etapa para colocar las chimeneas de venteo para la eliminación de biogás.

Omar Ríos Olmos dijo que en el tiradero trabajan tres asociaciones: Lázaro Cárdenas del Río, Ricardo Flores Magón y la Asociación de Pepenadores para la Protección del Medio Ambiente. “De éstas suman 100 personas las que trabajan ahí y quiero recalcar que el relleno sanitario es responsabilidad del gobierno municipal y se le ha brindado el espacio para que ellos laboren ahí sin ningún cobro, sólo dan un servicio social de limpieza en algunas calles una hora a la semana”.

El director de Protección al Ambiente dijo que cuando se abra la nueva celda, estos tres grupos de pepenadores podrán seguir trabajando en el nuevo relleno. “Es un hecho que van a seguir ahí, sólo que ahora lo vamos a hacer bien, ordenado, bajo un reglamento”.

También aclaró que la norma 083 no obliga a los municipios a hacer consultas con asociaciones civiles ambientalistas para mostrar los proyectos. Sí les daremos a conocer cómo es el proyecto, pero no estamos obligados por esa norma”.

El tiradero municipal tiene cerca de 21 años reuniendo basura a cielo abierto sin que se haya solucionado el problema.

Temen que no cumpla la ley

Anteriormente Eladio Abundiz del Frente Auténtico del trabajo, aseguró que el cierre del actual tiradero municipal y la apertura del nuevo relleno sanitario podrían no estar cumpliendo con la ley e informó que le han pedido el proyecto al gobierno municipal pero que se han negado a mostrarlo.

Eladio Abundis es coordinador nacional del FAT el cual integra a la unión de trabajadores de Desechos Sólidos Industriales Lázaro Cárdenas del Rio, quienes laboran en el tiradero de esta ciudad.

En meses pasados, cuando se abre el nuevo relleno sanitario, solicitamos que se nos dé una copia de ese proyecto, y aunque está hecho por un profesional, carece de los permisos federales para su apertura”, dijo. Indicó que por esa razón, hace cerca de 3 meses hicieron pública la situación, “pero no nos respondieron nada”.

Informó que el lunes solicitaron formalmente que les den copia del proyecto de cierre del tiradero municipal porque intuyen que no lo tienen y que tampoco está apegado a la norma 03 de la Semarnat, la cual explica cómo debe ser la clausura de un relleno, que exige hacer consulta ciudadana a organizaciones sociales ambientalistas.

“Nos preocupa que ahí esté una bomba de tiempo. Hoy los lixiviados caen a los mantos acuíferos y por lo menos 5 municipios se ven afectados porque estos jugos caen a las venas que llevan el agua” señaló Eladio Abundis.