Redacción

México.- Tras la renuncia de Alfonso Durazo, el nombre que sonó para su reemplazo en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana fue el de Rosa Icela Rodríguez Velázquez, quien de aceptar el cargo, se convertiría en la primera mujer al mando de la estrategia de seguridad del país.

De acuerdo a un artículo publicado en El Universal, uno de sus principales puntos a atacar en caso de que se quede al mando serán los dos grupos delincuenciales que han lastimado mucho a México: El cártel de Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa, los cuales no solamente operan nacionalmente, sino que han llegado a otros países.

Pero también está el de Santa Rosa de Lima, que opera en Guanajuato; cártel del Noroeste en Tamaulipas; Los Rojos y Guerreros Unidos de Guerrero; Los Viagras de Michoacán; Nuevo Cártel de Juárez en Chihuahua; Los Zetas Vieja Escuela en Tamaulipas. Todos ellos se disputan terreno para la distribución y venta de droga, que ha desatado múltiples homicidios y diversos tipos de extorsión y secuestro.

Actualmente, Jalisco y Guanajuato se han convertido en sede de disputa por territorio: el Nueva Generación y Santa Rosa de Lima; pese a la detención de José Antonio Yépez Ortiz, alias ‘El Marro’, el segundo estado se mantiene a la cabeza de las cifras de asesinatos a nivel nacional.

En Michoacán también se siente y se nota la presencia del CJNG que pelea contra Los Viagras por el control de la tierra.

Tamaulipas es otro estado lastimado por el Cártel del Noroeste, Los Zetas Vieja Escuela y el Cártel del Golfo que se aliaron con otras células y que han estado retando al Ejército.

Sinaloa que está manejado por los hijos de Joaquín Guzmán Loera ‘El Chapo’ se mantienen también en disputa con el grupo de Ismael ‘El Mayo’ Zambada.

DM

Lee más: