Cuca Domínguez

Salamanca.- La pandemia del Covid-19, las bajas ventas y la inseguridad con las extorsiones están acabando con los comercios establecidos de la zona centro, aseguró Martín Cano Ramírez, quien destacó que por esta situación muchos han ‘bajado la cortina’ de manera temporal y por lo menos 20 de manera definitiva.

“Lo que nosotros estamos buscando es unir lazos con la presidencia municipal para ayudarnos mutuamente, no para confrontarnos, simplemente que  puedan apoyar y nosotros a ellos para lograr que Salamanca vuelva a surgir, pero no nos han podido recibir por la agenda que tiene tan ocupada la alcaldesa Beatriz Hernández, pero vamos a seguir insistiendo (…)”, dijo.

Cano Ramírez destacó que el principal problema que enfrentan los comerciantes establecidos en este momento es la inseguridad del crimen organizado a través de las extorsiones y las amenazas que ahora se están concretando, “pero nosotros seguiremos luchando, somos comerciantes de Salamanca y seguiremos luchando para que el sector comercial se reactive”.

Además de las extorsiones, señaló que se siguen registrando otros ilícitos como el ‘robo hormiga’ (cuando los delincuentes sustraen algún producto del local), “pero le tenemos más miedo a las extorsiones porque ya son presenciales y con toda la información del comerciante y su familia”, comentó.

Temen por sus vidas

Martín Cano señaló que los comerciantes salmantinos están temerosos a causa del incremento en extorsiones, pues están en riesgo su vida y la de sus empleados.

“Las extorsiones son a través de tarjeta o cartulina diciendo que se comuniquen a tal numero para llegar a un acuerdo, de lo contrario ya sabemos lo que nos espera; o en su caso de manera presencial lo que intimida más a los comerciantes porque ya están viendo personalmente al delincuente y no se ha dejado de realizar la extorsión telefónica incluso de números con lada de Salamanca”, dijo.

Como agrupación dijo poco se puede hacer, “tenemos un grupo de WhatsApp y ahí difundimos imágenes de cámaras de vigilancia de negocios cuando se realizan robos o se detectan sospechosos, además de número de teléfonos de donde pretenden extorsionar y así tratamos de cuidarnos todos”, precisó.

Destacó que de los 130 negocios que tienen agrupados, 20 ya han cerrado y seguirán buscando a las autoridades municipales para encontrar una solución a los problemas que enfrentan los locales del centro.

EZM