Fernando Velázquez/Yadira Cárdenas

León/Salamanca.- Derivado de la crisis generada por la covid-19, aproximadamente 140 establecimientos afiliados a la Canaco en León han tenido que cerrar de forma definitiva, aunque el organismo empresarial confía en que la temporada final del año produzca un repunte en las ventas.

La presidenta de la Canaco León, Liz Vargas Martín del Campo, indicó que si bien hubo sectores del comercio muy afectados como aquellos vinculados con el turismo o insumos escolares, también hubo otros como las farmacias o tiendas de productos tecnológicos que aumentaron sus ventas.

De igual manera, confió en que la temporada ‘Guadalupe-Reyes’ acelere aunque sea un poco la reactivación económica pese a la pandemia, ya que no deben celebrarse reuniones multitudinarias.

“Al final de cuentas tendremos que cenar, convivir moderadamente y yo creo que sí va a afectar en el tema de posadas, que estamos acostumbrados a que las fiestas sean más grandes, pero ahorita lo que estamos haciendo es pensar en las familias que dependen de los negocios y que no queremos que cierren definitivamente, estamos exhortando a todos a que nos cuidemos, esa es la premisa que damos siempre”, dijo la líder de los comerciantes establecidos.

Estimó que las ventas durante este periodo en León alcancen los 8 mil 750 millones de pesos, mientras que a nivel nacional la expectativa es que rebasen los 500 mil millones, y con ello, salvar de cierto modo el 2020.

Lamenta pérdida de empleos

Al menos una treintena de comercios  ya no pudieron reabrir debido a la pandemia aunque podrían ser muchos más, señaló el presidente de la Canaco de Salamanca, Francisco Javier González Mijes, quien lamentó la pérdida de empleos y se pueda retroceder en el semáforo, lo que sería desastroso para el sector.

De acuerdo al reporte que tiene el representante del comercio establecido, son 30 los establecimientos afiliados que ya no pudieron abrir sus puertas luego del cese de actividades debido a la pandemia, todos ellos de varios giros que no fueron esenciales durante el semáforo rojo, sin embargo lo más lamentable dijo, es la pérdida de empleos que representó este cierre.

“De acuerdo a mi reporte son 30, sin embargo somos conscientes que son mucho más los negocios que ya no pudieron abrir, los más afectados son los micro y pequeños locales que no resistieron la falta de ingresos pese a los esfuerzos que hicieron por reabrir y sobre todo de mantener a sus trabajadores”, explicó.

Pero el líder comercial mencionó que el próximo año esperan pueda existir algún tipo de apoyo para estos comerciantes y puedan abrir sus puertas, ya que algunos de estos comercios son el patrimonio  familiar de varias generaciones y lo ideal sería volver a iniciar, siempre y cuando la situación la situación de la pandemia también mejore.

LC