Chispitas de Lenguaje

ENRIQUE SORIANO

Hashtag

La influencia del inglés sigue propiciado el uso de voces que son totalmente extrañas al español. En virtud de la cantidad de comentarios o notas y la necesidad de acceder a ellos de forma agrupada –y no a través de la navegación caso por caso- ha surgido una sintaxis en Twitter que inicia por el símbolo de número seguido por letras o números, o ambos. Con ello, la red social agrupa todos los mensajes relacionados en un extenso listado. A esa etiqueta se le ha venido llamando en México hashtag. Es decir, que se está recurriendo a su nombre en inglés cuando podría ser llamada simplemente ‘etiqueta’, como bien recomienda la Fundación del Español Urgente (Fundéu).

Se le llama sintaxis en informática al conjunto de letras (mayúsculas o minúsculas) y símbolos (numéricos y signos no alfabéticos, como la arroba, barras, comillas, etcétera) que permite llegar a un sitio específico de la red. La diferencia en Twitter es que esta sintaxis localiza todas las intervenciones que ostenten la misma etiqueta y las presenta de forma agrupada. Ello facilita que todas las intervenciones de usuarios de esta red en un tema determinado sean visualizadas en conjunto.

La traducción literal de esa palabra inglesa sería símbolo=hash y etiqueta=tag. Entonces, el

hashtag es un término que requiere de un símbolo (por convención, siempre el de número) y un texto (alfanumérico) para realizar la agrupación o la colocación del mensaje en un sitio específico.

Así, los medios de comunicación proponen etiquetas para conocer la opinión de los usuarios de Twitter. Por lo tanto, con anunciarle simplemente como ‘etiqueta’ y expresar la combinación es más que suficiente.

¿Para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo?, indica un refrán popular. Es decir, ¿por qué recurrir a vocablos extranjeros (en este caso un anglicismo) cuando existe la alternativa en español?

Este uso inapropiado está provocando un fenómeno muy curioso. Muchas personas poco relacionas con la tecnología y el inglés (pero que escuchan esas expresiones en los medios) han empezado a asociar la palabra hashtag con el símbolo de número. Ello combinado con que algunos presentadores lo enuncian inapropiadamente. Se escuchan, por ejemplo: «Denos su opinión en hashtag El Salvador» y en la pantalla aparece #ElSalvador; cuando lo que debió enunciarse es «Denos su opinión a través de la siguiente etiqueta: símbolo de número, seguido todo junto de las palabras El Salvador» y mostrar la imagen de la sintaxis (justo es reconocerlo, también lo he escuchado decirlo así).

El símbolo ‘#’ en español tiene dos nombres: símbolo de número (América) o almohadilla (España). En México se le llama «símbolo de gato», pero eso es un localismo. Tendría validez si la expresión sólo fuera escuchada en el país. Sin embargo, ya son muy pocas los medios que no se hallan en Internet, donde son vistos en todas las latitudes.

Quien no se identifica con su idioma es más propenso a abandonar su cultura. Los mexicanos somos herederos de una enorme riqueza cultural, tanto autóctona como fusionada. Identificarnos con nuestro idioma y evitar su desplazamiento facilita identificarnos con lo que somos.

 [email protected]