1.- Charritos silaoenses y la Casa Blanca

Joe Biden

Vaya que la armaron gorda los líderes “charritos” del sindicato “Miguel Trujillo López”, que acostumbrados a negociar contratos colectivos de trabajo con la General Motors (GM) de Silao en la opacidad, a la hora de llevar a votación el contrato actualizado por las nuevas reglas laborales que impone el T-MEC entre México, Estados Unidos y Canadá, al verse en problemas para aprobarlo, tronaron la consulta y hasta rompieron papelería, enfrentándose a inspectores de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS). Pensaron que eso se arreglaría como antes, con corrupción para seguir operando como sindicato blanco.

Pues el asunto ya escaló, ni más ni menos, al Congreso de los Estados Unidos, donde los representantes demócratas Dan Kildee, Bill Pascrell y Earl Blumenauer, pidieron a GM que respondiera sobre posibles abusos de la empresa, de paso, pidieron a la Casa Blanca intervenir, luego de que sindicalistas estadounidenses reclaman piso parejo laboral en Silao. La armadora, de plano contrató desde Detroit a un agente externo para investigar que pasó en su planta guanajuatense, debe lavarse la cara.

A la administración demócrata del presidente Joe Biden, la escandalera le “ha caído como anillo al dedo” para recordarle al gobierno de México que la relación de socios impone reglas a las partes, entre ellas la democracia sindical. Así que sin que le puedan acusar de intervencionismo, gracias al T-MEC, ya pidió que se limpie el cochinero de los sindicalistas cetemistas del senador de Coahuila, Tereso Medina, y su coordinador en el Bajío, Juan Carlos Félix Vásquez.

2.-Adentro que hay fiesta

Luis Gabriel Mota

Todo esfuerzo por romper con el abstencionismo en los comicios del 6 de junio próximo, incentivando el voto de la ciudadanía, sobre todo entre quienes existe la sospecha de que no sufragarán, es bienvenido. Que Canirac participe en la estrategia del IEEG en la invitación a sufragar, es “menester” para el ejercicio de un derecho; pero, era mejor hacerlo con tiempo y difusión suficiente.

Todavía no se tienen estudios de seguimiento sobre la participación de los empresarios en la promoción del voto durante las elecciones, como seguramente lo conoce el consejero electoral, Luis Gabriel Mota, quien estuvo presente en la sesión donde se anunció la suma de la Canirac, Es básico revelar que en otros estados estos planes iniciaron hace meses o en abril pasado como en Chihuahua con el “Gordo Cívico” y en Nuevo León con Coparmex y la encomienda: “ParticipoVotoExijo”.

La entrada a la “fiesta electoral 2021” por parte de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentos (Canirac) en el   estado de Guanajuato, pudo darse antes para ayudar a incentivar a los jóvenes a sufragar. El consejero electoral, Antonio Ortiz, quien informó de las campañas del IEEG y su incursión en Tik Tok para convencer a la juventud, podría orientar y ayudar a la Canirac a incorporarse a las acciones con “orden” porque: “Dedo marcado, descuento asegurado” no es suficiente para superar el 43% de la participación en el 2018.

3.- Entre cuevanenes

Alejandro Navarro Saldaña

El proselitismo por la alcaldía de Guanajuato ha tenido dos días intensos por parte de los principales candidatos, aunque quien lleva la mano es el alcalde con licencia, el panista Alejandro Navarro Saldaña, quien en el debate del martes y el encuentro con el Consejo Coordinador Empresarial de la capital puso sobre la mesa su tarea de gobierno y el reforzamiento de acciones en tres rubros: seguridad, infraestructura y recuperación económica.

Navarro dio el segundo golpe el miércoles con los empresarios del CCEG, con quien estableció la necesidad de llevar el Museo de las Momias a una mayor calidad en la experiencia de los visitantes. Eso sí, los empresarios se quedaron cortos a la hora de decir cómo apoyan ellos a la ciudad.

Edgar Castro Cerrillo, en el debate quiso ser el chico rudo de la cañada, pero resbaló, anclado en la melancolía de su gestión; lo que desató recordatorios en redes de su administración, guardada bajo tres candados, donde poco se le vio en Palacio Municipal, cuando la percepción de inseguridad entre los cuevanenses superaba el 80 por ciento, le recordó Navarro.

De Carmen Canchola, la aspirante de Morena, poco hay que decir, la soledad de su candidatura, le hace personaje testimonial.

De la Valija.- Salomón de la pena ajena

Luego de “labrar su cruz”, en octubre del 2019, ante la Puerta Mariana de Palacio Nacional en la famosa manifestación de alcaldes contra el presidente López Obrador, al gritarle al personal de seguridad “salgan pa´ matarlos a balazos”, Salomón Carmona Ayala, el alcalde de Yuriria se volvió muy famoso pero se “desgració” ante la sociedad, el gobierno estatal y el PAN que lo tiene cual muestra por dar un espacio político al migrante. El showman quiso reelegirse, pero su partido dijo nel; se le vehiculizó que podría ser subsecretario de la Secretaría del Migrante.

La jugada de estar en la segunda posición del ministerio de don Juan Hernández, nomás no le gustó a don Salomón, que en Yuririra estaba peleado con el Cabildo o al menos lo tenía dividido; ya ni el secretario de gobierno Luis Ernesto Ayala quería ir al municipio, porque también estaba peleado con la población; la respuesta de Carmona fue categórica: reelección o nada. Y pasaron los días, hasta que la semana pasada en Uriangato, se encontraron y reaparecieron como fantasmas Josefina Vázquez Mota, Miguel Márquez Márquez y Salomón, quien, meditabundo, le dijo a 3M que sí acepta la subsecretaría, aunque eso se da en otra puerta.

Luisa María Alcalde Luján

Tuvo que venir la orden del presidente de la República para que desde su oficina se ordenara un plazo de 30 días para reponer el proceso de ratificación, por medio del voto directo de los trabajadores del sindicato “Miguel Trujillo López” de la CTM, del contrato colectivo con General Motors de Silao. La bronca les explotó con mecha en la Casa Blanca.

Luisa María Alcalde Luján, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, deberá resolver, a fondo, no sólo el acto electivo donde los trabajadores libremente deben aceptar las condiciones de trabajo que propone la armadora, sino ir más allá y ajusticiar a los responsables de los actos de gamberrismo que han elevado a escándalo internacional la forma en que operan los sindicatos mexicanos.

Es curioso que sea desde el estado de Guanajuato, donde un día se pensó despacharía la STyPS, donde la legalidad y legitimidad de las relaciones obrero-patronales sean vistas con vergüenza y lupa en el marco del T-MEC. Debió estar más cerca del estado y ser más ágil en la crisis de GM, sin duda.