Redacción

Ciudad de México.- Ante la jueza Lauren F. Louis que lleva la solicitud de extradición del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, este argumentó como razón en contra que, de ser extraditado, sería asesinado a manos del crimen organizado.

El 31 de diciembre, los abogados del exfuncionario solicitaron negar su extradición a México y reservar los tres documentos donde aparecen las declaraciones de testigos que denuncian presiones del actual gobernador del estado, Javier Corral.

Según la defensa, hay testigos que enfrentarían represalias por parte de este último funcionario y “la maquinaria del estado de Chihuahua” en caso de que sus identidades sean reveladas públicamente.

Un asesor político declaró que Duarte será asesinado en cuanto lo encarcelen en México, con base en que otras personas, incluyendo aquellos relacionados con el exgobernador, han muerto en prisión tras ser acusadas por Javier Corral.

Es por ello que la defensa de César Duarte considera que, en caso de que se confirme el movimiento legal, podría correr con la misma suerte que el exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, de quien declaran fue asesinado en condiciones similares.

ndr