Cesa ‘persecución’ a taxis ejecutivos

Disminuye la cantidad de multas por parte de movilidad a los servicios como Uber; de casi 900 sanciones a conductores durante 2017, la cifra bajo a menos de 400 en 2018

Óscar Jiménez

Estado.- La ‘cacería’ que emprendió el Instituto de Movilidad contra taxis ejecutivos que operan mediante el uso de plataformas como Uber y Cabify, tuvo su auge en 2017 pero se ha venido relajando  con el paso de los meses.

Así se puede constatar en el reporte mensual de vehículos infraccionados por ofrecer servicio público de transporte sin contar con el permiso o concesión que establece la ley –ya sean taxis normales o de servicio ejecutivo—, que exhibe una caída de 688 multas en 2017, a 384 en 2018, y sólo 250 de enero al 19 de agosto del presente año, de acuerdo con datos proporcionados por el Sistema Integral de Tránsito y Transporte del Estado de Guanajuato  a través de una solicitud de Transparencia.

Un estudio realizado ante la implementación de la Ley de Movilidad del Estado de Guanajuato y sus Municipios que entró en vigor el 19 de marzo de 2016, arrojó que eran necesarios mil 401 vehículos de transporte ejecutivo para trabajar en el estado; de las cuales sólo 220 permisos fueron otorgados para la plataforma Uber, dejando los restantes en otras marcas, de entre las que destacaron empresas ‘tradicionales’ como Taxitel.

A pesar de las restricciones, el servicio por plataforma, en particular Uber, proliferó en la entidad hasta superar más de 5 mil taxis ejecutivos ofreciendo servicio en el estado.

Eso motivó que el Instituto de Movilidad emprendiera una persecución contra taxis ejecutivos, cuyos resultados comenzaron a ser más notorios en noviembre de 2016, cuando multaron 42 autos que circulaban de manera irregular.

“A mí me tocó que me quitaran mi coche por algunas semanas; me pararon los inspectores de Movilidad y se llevaron el auto, pero Uber me ayudó y pagó el monto de la infracción (más de 30 mil pesos)”, narró Eduardo N., quien desde hace dos años se dedica a manejar un sedán como fuente principal para generar ingresos.

Incluso, los mismos conductores, particularmente pertenecientes a la aplicación de Uber, se organizaron ‘digitalmente’ en Guanajuato y formaron diversos grupos mediante comunidades como Facebook o WhatsApp, donde incluso monitoreaban las rutas de los vehículos oficiales del Instituto de Movilidad del estado para evitar ser detenidos e infraccionados.

Disminuyen infracciones

De acuerdo con los registros oficiales, el periodo más fuerte de multas se dio en 2017, alcanzando su tope en julio, con 111 conductores infraccionados. En agosto y octubre se realizaron 92 y 89, respectivamente.

Las multas fueron disminuyendo a lo largo de 2018 –en el trimestre junio-agosto multaron sólo a 16—, aunque hubo un ligero aumento al cierre del año, justo al iniciar la nueva administración estatal. Esa tendencia a la baja se ha mantenido en 2019.

“El problema ya no es tanto con Uber o con los taxis verdes, porque de cierta forma hay un orden; ahora el problema es con Indrive y otras aplicaciones que han entrado, que no tienen un control, y los clientes ponen lo que quieren pagar y hasta en cuestiones de seguridad es más complicado”, narró Sergio N., también conductor de servicio ejecutivo en Guanajuato.

Para apuntar…

    • En 2018 se estimaba que había más de 5 mil vehículos que ofrecían servicio en el estado a través de la plataforma de Uber.
    • La empresa china, DiDi, que funciona bajo la misma dinámica de la prestación de servicio ejecutivo, hasta este año entró a Guanajuato.
    • En 20 de los 46 municipios de Guanajuato han infraccionado vehículos por no contar con permiso. 1,450 infracciones se han aplicado de 2016 a la fecha.

Comentarios

Comentarios