Cefereso de Ocampo, mejor que el Altiplano

Obtiene 7.21 en una escala de 10, según diagnóstico de CNDH, mas persisten aún varias deficiencias

Catalina Reyes

GUANAJUATO, Gto.- El Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) No.12, instalado en el municipio de Ocampo, se encuentra mejor calificado que el famoso penal ‘Del Altiplano’, pues de acuerdo a cinco rubros evaluados obtuvo 7.21 puntos en una escala de 10, lo que lo coloca en  sexto lugar entre 20 Ceferesos del país, mientras que el del Estado de México, con 6.98, se ubica en décimo lugar.

Un rubro deficiente en el penal de Ocampo. Foto: Archivo
Un rubro deficiente en el penal de Ocampo. Foto: Archivo

En el Cefereso ‘Del Altiplano’, en Almoloya, están recluidos los delincuentes más conocidos del país, entre ellos Servando Gómez ‘La Tuta’, fundador de ‘La Familia Michoacana’; Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, y Miguel Ángel Treviño Morales, alias ‘El Z-40’.

Sin embargo, pese a la calificación obtenida, el reclusorio ubicado en el noroeste guanajuatense salió con una calificación de apenas 5.14 en el aspecto que garantiza la integridad física y moral del interno, uno de los cinco rubros que contempla el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria elaborado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en 2014.

Y es que encontraron siete situaciones insatisfactorias: hacinamiento, deficiencias en la separación de internos y en los servicios para mantener la salud de los internos, insuficiente personal, deficiente atención médica, falta de medicamentos y atención orientada a la reinserción social.

Asimismo, deficiencias en la supervisión por parte del titular; en la prevención y atención de incidentes violentos; en la prevención de probables violaciones a Derechos Humanos, así como en su atención en caso de que sean detectados, y en el procedimiento para su recepción y atención.

Y más: deficiencias en el procedimiento para la remisión de quejas de violación a Derechos Humanos de los internos ante la instancia competente, así como en acceso a números gratuitos desde teléfonos públicos y en facilidades al personal de la CNDH para desempeñar sus funciones.

Lo bueno y lo malo

Por otra parte, en la evaluación de los otros cuatro aspectos, se obtuvieron las siguientes calificaciones y problemas: aspectos que garantizan una estancia digna, 8.76, al haber deficiencias en la existencia y capacidad de las instalaciones necesarias para el funcionamiento del establecimiento, así como en la calidad de la alimentación brindada.

En las condiciones de gobernabilidad, la calificación fue 7.41 por la falta de manuales de procedimientos para el ingreso, traslado de internos en caso de motín, uso de la fuerza, solicitar audiencia con las autoridades, presentar quejas del Consejo Técnico Interdisciplinario, revisión de estancias y regular actividades laborales del interno.

Falta personal

Hay además insuficiente personal de seguridad y de custodia femenino, así como para traslados, cubrir ausencias, vacaciones e incapacidades; deficiencias en el respeto al debido proceso, por imposición de sanciones disciplinarias, y cobros de custodios.

En el tercero, referente a la reinserción social del interno, la calificación fue de 6.97 pues se observan deficiencias en las actividades laborales así como en participación de inversionistas privados o públicos que oferten fuentes laborales, e internos que se niegan a participar en las mismas; inexistente capacitación; deficiencias en las actividades educativas y deportivas, en el área de psicología, en acciones relacionadas con la libertad anticipada y en la vinculación del interno con la sociedad.

El quinto aspecto, sobre grupos de internos con requerimientos específicos, tuvo 7.8, pues se registraron deficiencias en la atención médica y en la visita íntima para adultos mayores; inexistencia de medidas para evitar el trato discriminatorio de los indígenas; inexistente ubicación por motivos de salud y deficiencias en los programas para la detección voluntaria del VIH.

Capacidad total
Los Ceferesos del país son 20, incluidos los de las Islas Marías, que son cinco, pero que se dividen y evalúan por separado. Al momento de la visita de la CNDH, la capacidad de alojamiento total era de 2 mil 520 internos, pero la población que tenían era de mil 721.

graf-14