Redacción

Guanajuato.- Aunque recientemente se dieron a conocer cinco casos de la enfermedad de Chagas (Tripanosomiasis Americana) en el estado de Guanajuato a partir del último reporte del Boletín Epidemiológico de la Secretaría de Salud Federal, lo cierto es que los casos corresponden a “un brote de escritorio”.

A decir por Fernanda Melchor Márquez, jefa de epidemiología en el estado de Guanajuato, desde el año 2000 no se ha detectado un caso agudo de la enfermedad en la entidad, y más bien, los reportados corresponden a casos crónicos en el que los pacientes incluso han sido asintomáticos y cuya detección principal se dio a través de las pruebas rutinarias del Banco de Sangre.

“Quiere decir que estas personas, hace más de 20 años que se infectaron a través de esta chinche, y año con año hacemos esta búsqueda a través de este programa de vectores, incluso donde se llega a encontrar la chinche se hace una búsqueda activa de casos para identificarlos en la fase aguda de la enfermedad”, señaló.

‘Brote de escritorio’

Sin embargo, esto “que le llamamos en epidemiología como un ‘brote de escritorio’” dado a conocer en el último reporte, con cuatro casos en Pénjamo, uno en Irapuato y uno en Uriangato, se debe a que la plataforma federal donde se registraban, recién se actualizó, por lo que no todos fueron detectados en la última semana.

“En Guanajuato año con año hemos detectado alrededor de 30 casos y es importante que sepamos que los casos que hemos ido detectando y que incluso han ido al alza en los últimos años han sido detectados por el Banco de Sangre”, comentó la especialista.

Detección oportuna

Aunque ya son prácticamente dos décadas de no identificar un caso agudo en el estado, Fernanda Melchor considera que es sumamente importante detectar los casos que pudiesen existir en una etapa inicial, para poder controlarlos. Al volverse una enfermedad crónica, puede generar daños irreversibles a nivel cardiaco, intestino, entre otras.

EZM