Cuca Domínguez

Salamanca.- Oliva Alfaro Cuevas es una de muchas madres de familia de la comunidad de San José de Mendoza que padecen de la escasez de agua desde hace muchos años debido a que el primer pozo no tiene la capacidad para abastecer a toda la comunidad y el segundo que se perforó no fue suficiente como para resolver el problema.

Avecindada sobre la calle Hidalgo o carretera estatal que va de San José de Mendoza a las comunidades de la zona norte como el Huaricho, Olivia dijo que el problema se soluciona con el agua que les traen en pipas, pero a veces no alcanza y tienen que ir en su camioneta a traerla para el consumo de la familia, de los animalitos y reciclarla para las plantas, “aquí se reutiliza todas las veces que se pueda, hemos aprendido a vivir con esa cultura”, dijo la madre de familia.

Finalmente, señaló que los afectados están dispuestos a colaborar con el dinero que les toque para poder resolver este problema, “nos pidieron 100 pesos para unas cosas y los dimos porque nos interesa que se avance en la solución de este problema. Entendemos que hay otras comunidades en la misma situación, pero nosotros ya tenemos muchos años, ojalá que ahora sí se haga el pozo y nos llegue el agua para no andar batallando”, comentó.

En esta comunicad es una constante ver en al frente de las viviendas los contenedores para acaparar y almacenar el agua; los hay en cubos de mil litros, o en barriles de 200 o menos, pero cualquier traste es bueno para tener un poco de agua hasta para los animalitos de traspatio, vacas, chivas, pollos e incluso los perritos y gatos que también la necesitan.

EZM