Agencias

Ciudad de México.- El regreso de la afición a los estadios del futbol mexicano ya no se ve como una situación lejana. La Liga MX y los equipos ya tienen un protocolo para su regreso, pero ya les han puesto un alto.

Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, advirtió en su conferencia de prensa de ayer, que aún no es tiempo para la reapertura de los estadios, al menos en la capital.

“Por ahora se mantienen cerrados. Estamos en comunicación con Secretaría de Salud y Federación Mexicana de Futbol, nos buscaron para ver si se abrían los estadios con sana distancia y ver cuándo podría ser. Seguimos en pláticas, pero aún no es tiempo de hacerlo aquí en la ciudad, pero estamos en pláticas para ver cómo sería”, aseveró.

La mandataria local aseguró que el número de hospitalizados ha disminuido y la situación en la CDMX es mejor; sin embargo, debe mantenerse la cautela.

“Tenemos 400 hospitalizados menos, eso es bueno, pero hemos sido cautos en la ciudad y eso ayuda. Por el momento se darán aperturas de ciertas actividades al aire libre y estamos viendo si se amplía media hora más el horario de los comercios. Tenemos 14 semanas con semáforo naranja, pero ahora no es el mismo de hace 14 semanas. Somos cautos y hay que seguir así”, declaró.

Lo analizan en Puebla

Miguel Barbosa, gobernador de Puebla anuncia que si la capital del estado cambia de rojo a naranja, podría darse el aval para que el estadio Cuauhtémoc abra sus puertas a los aficionados a más tardar el 23 de octubre.

“Mi respuesta es que si Puebla capital cambia de rojo a naranja y si en esas condiciones continúan en estabilidad las cosas que se miden en la curva para determinar el color del semáforo epidemiológico, espero que para el 23 de octubre hayan condiciones para su apertura”, señaló.

Pero Barbosa aclaró, “que no se interprete que estoy dando una opinión favorable para que se abran los estadios, todo dependerá que el semáforo cambié de rojo a naranja y cuando haya condiciones en amarillo se abrirán los estadios”.