Canadá y México se alían contra aranceles de EEUU

Foto: Especial

Abogan por abolir cuotas al aluminio y al acero para tener “un verdadero libre comercio” en América del Norte; el mantenimiento de los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio canadienses plantea “dudas” sobre el tratado de libre comercio

Agencias

Ottawa.- La ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, que recibió a una delegación del gobierno mexicano, estimó ayer que los aranceles estadounidenses al aluminio y al acero del 25% que aplica desde junio del 2018, deberían ser “abolidos” para tener “un verdadero libre comercio” en América del Norte.

“Es hora de abolir los aranceles, pensamos que sería beneficioso para la competitividad de todo el continente y para acercarnos a un verdadero libre comercio”, declaró Freeland durante una conferencia de prensa en Toronto.

“Tengo la esperanza de que si hacemos bien las cosas, los estadounidenses podrían unirse a nuestro punto de vista”, estimó Jesús Seade, subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América del Norte.

México, que al igual que Canadá es objeto de aranceles impuestos por Washington, prepara a su vez nuevos “aranceles de represalia, que incluirán consideraciones económicas y políticas” para protestar contra los gravámenes del gobierno de Donald Trump, señaló por su parte Graciela Márquez Colin, secretaria mexicana de Economía.

En tanto, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, habló telefónicamente con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, sobre los aranceles, y le expresó que deberían ser “anulados”, según un comunicado de su oficina.

“Siempre Canadá ha negado la justificación de seguridad nacional para la implementación del arancel, ante la ratificación, más que nunca es el momento para la eliminación”, añadió Freeland.

Freeland hoy visita Washington para reunirse con el representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer. Una vez más, intentará argumentar que “es más importante que nunca restablecer el libre comercio de acero y aluminio entre Canadá y Estados Unidos”, dijo.

En julio de 2018, Canadá respondió a los impuestos sobre el acero y el aluminio de Washington con aranceles sobre unos 12 mil 600 millones de dólares en productos estadounidenses, incluidos el ketchup, el bourbon y el jugo de naranja.

Esta medida siguió a la decisión de Trump de imponer un arancel del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio provenientes de Canadá.

A fines de marzo, Freeland señaló que el mantenimiento de los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio canadienses plantea “serias dudas” sobre la ratificación por el Parlamento de Ottawa del nuevo Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (T-MEC, que sustituye al TLCAN) celebrado a fines de septiembre y aún no ratificado.

Comentarios

Comentarios