Cuca Domínguez

Salamanca.- José Manuel Cabrera Sixto, ex rector general de la Universidad de Guanajuato (2011-2015), dijo estar tranquilo y se deslinda de cualquier responsabilidad, luego que la máxima casa de estudios perdiera propiedades en San Miguel de Allende. Aseguró que, cuando estuvo en la rectoría, se le dio seguimiento al juicio sucesorio luego de que la fallecida propietaria no tenía herederos y, hasta donde le correspondió, los bienes habían sido entregados a la Universidad, de lo ocurrió después no tiene conocimiento.

“Del caso concreto de San Miguel de Allende me enteraron de que había algunas propiedades. La Dirección de Asuntos Jurídicos de la Universidad estuvo trabajando para pasar esos bienes al patrimonio universitario a través de un juicio sucesorio y, hasta donde tengo conocimiento, porque así quedó en el acta de entrega recepción, quedaron como asuntos en trámite estos casos en el área de asuntos jurídicos”, señaló.

En el apartado de juicios sucesorios de Carmen y Norma Beckmann se precisó que, hasta ese momento del juicio, la Universidad de Guanajuato había sido declarada heredera de esos bienes y, aunque todavía no eran patrimonio de la UG, hasta ese punto el proceso era favorable a la Universidad.

“De lo que sucedió después o cuántas propiedades son, lo desconozco porque todo eso lo llevaba la Dirección de Asuntos Jurídicos, y ahí se debe tener la información, aunque creo que ahora ya no se llama así, pero es la misma área donde se debe tener toda la información”, precisó.

Cabrera Sixto consideró que en su administración al frente de la Universidad de Guanajuato no hubo negligencia en este tema: “hasta donde tengo conocimiento, el  personal de asuntos jurídicos atendió este tema, son los que llevan los juicios sucesorios para saber que efectivamente no  hay nadie que tenga derecho a ese bien y entonces se pueda pasar a la Universidad y, hasta donde me correspondió, se declaró heredera a la Universidad y hasta ahí me quedé”, dijo.

Lee más del caso aquí: Pérdida de inmuebles en la UG: OEC exige sanción; Agripino evade “polemizar”

Se le preguntó si tiene responsabilidad por la pérdida de esta propiedad y aseguró que no:

“A mí simplemente a través de la Dirección de Asuntos Jurídicos me enteraban de que había tal posibilidad de lograr que esos bienes pasaran a ser parte del patrimonio, cuando se lograba pasaba a la Comisión de Vigilancia, que es una comisión del Consejo General Universitario y se anunciaba que pasaba al patrimonio universitario. Cuando hablan de una propiedad en particular, desconozco el dato específico, sé que eran varias y que fue declarada heredera, a detalle se debe tener toda la información en el área jurídica. De qué sucedió después que entregué la rectoría, sobre sí lograron escriturar algún bien para la universidad, eso no lo sé. En mi administración, se hizo lo que se tenía que hacer y reitero está asentado en la entrega recepción tanto de la rectoría como de cada una de las dependencias que se tienen, como el caso de asuntos jurídicos”, señaló.

Respecto a que el Observatorio Estatal Ciudadano de Guanajuato (OECG) presentará denuncia ante el Ministerio Público para que se investigue y sancione por la vía penal a quienes se apropiaron de al menos siete viviendas ubicadas en el Centro Histórico de San Miguel de Allende, aprovechando que pertenecían a una norteamericana que no tenía herederos, dijo que es bueno que la sociedad civil organizada se involucre y que se le dé seguimiento.

Sobre si fuera llamado a comparecer por este tema, dijo no creer que fuera necesario, pues señaló que no intervino en el proceso, pero aseguró que acudiría si se lo requiriera.

Dijo que ha leído las notas que se han publicado sobre este tema: “No me sentí aludido, efectivamente fui rector general es ese periodo e insisto, se llevó acabo el juicio sucesorio y logramos que se adjudicaran los bienes a la Universidad”, destacó.

Cómo perder una propiedad en seis pasos

  • 13 de octubre 2014 – Fallece la dueña de la casa, la norteamericana Carmen Beckmann Macías.
  • 17 de diciembre 2014 – Pese a que la propiedad debió adjudicarse a la UG, su apoderada legal autoriza ceder todos los derechos a Gloria Espinoza Briseño, excolaboradora de la finada Carmen Beckmann.
  • 20 de mayo 2015 – Gloria Espinoza vende la propiedad en 40 millones de pesos.
  • 13 noviembre 2015 – El Juez Segundo Civil de Partido en San Miguel de Allende ratifica que la propiedad es de Gloria Espinoza, con base en el convenio de cesión que un año atrás firmó con la apoderada de la UG.
  • 15 diciembre 2015 – La UG interpone una apelación para tratar de anular la entrega de la propiedad.
  • 18 febrero 2016 – La Segunda Sala Civil del Supremo Tribunal de Justicia determina que la cesión era irreversible.

Bienes que van y vienen

En la última década, la UG recaudó más de 16 millones de pesos mediante la venta de inmuebles que le fueron adjudicados tras el fallecimiento de personas que no tenían herederos o alguien que reclamara derechos sobre esas propiedades.

Mediante una solicitud de transparencia, la UG informó que entre 2010 y 2015 sumó a su patrimonio 20 inmuebles por esta vía, de los cuales 15 ya los comercializó y cinco los mantiene como parte de su patrimonio. En el listado no incluyó la casona de la calle Hernández Macías en San Miguel de Allende.

EZM