Fernando Velázquez

León.- El expresidente del Club León, Primo Quiroz, en conjunto con integrantes de la asociación ‘Salvemos nuestro estadio’, buscarán que los terrenos donde fue edificado el Estadio León sean donados a la Universidad de Guanajuato con tal de que Roberto Zermeño Reyes y Héctor González no se queden con ellos.

En conferencia de prensa, Primo Quiroz refirió que en junio de 1965, el entonces gobernador de Guanajuato, Juan José Torres Landa, donó a la Asociación Civil Club Social y Deportivo León los terrenos donde a la postre fue construido el Estadio.

Luis Daniel Durán Fuerte, abogado de ‘Salvemos nuestro estadio’, indicó que Zermeño, al lucrar con el inmueble, contravino el objeto de la donación a la asociación civil, la cual no puede tener fines de lucro.

“Son actos que definitivamente tienden a distorsionar y contradecir el decreto origen de la donación, entonces es muy factible revertir el efecto de ese decreto de donación”, dijo.

Foto: Cristina Muñoz

Primo Quiroz sostuvo que si la vía legal para recuperar el estadio está agotada, entonces es mejor revertir la donación de los terrenos y que éstos ahora sean donados a una institución sin fines de lucro como lo es la Universidad de Guanajuato.

“Estamos llegando al extremo, si de veras no podemos hacer nada legalmente, se haga la reversión de eso, que el Gobierno del estado mande al Poder Legislativo que se haga la reversión de esos terrenos y vaya a una institución de interés público como lo es la UG”.

“No podemos aceptar ni permitir que se le entregue a un particular ratero, que toda la población sabe que nunca puso un peso para la construcción de ese estadio”, aseguró.

Para lograr echar atrás la donación, explicó, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo tendría que solicitar al Poder Legislativo que hiciera dicho trámite, conforme a lo establecido en el Código Civil local. Asimismo, responsabilizó de la pérdida del inmueble a Felipe de Jesús López Gómez, secretario del Ayuntamiento en el trienio donde fue creado el fideicomiso para administrar el estadio, así como a los regidores que en el 2007 votaron por extinguir el fideicomiso.

“El secretario del Ayuntamiento no debió haber firmado eso y lo hizo; los regidores tienen grave culpa y no hay que olvidar que el gobernador era regidor de ese Ayuntamiento, entonces él tiene culpa, por eso tratan de tapar, tratan de cubrir, esto es un costo político”, dijo.

Primo Quiroz añadió que las autoridades locales no deben sentarse a negociar con Zermeño y González, pues ambos, dijo, son ladrones que intentan quitarle a los leoneses algo que no es suyo.

En conferencia de prensa, Primo Quiroz explicó que esta alternativa está contemplada en el Código Civil del estado, y la reversión de la donación tendría que ser solicitada por el gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, al Poder Legislativo para su tramitación.

“Nosotros no podemos aceptar ni permitir que se le entregue a un particular ratero, que toda la población sabe que nunca puso un peso para la construcción de ese estadio”, aseguró.

No obstante, reconoció que sería una “puñalada” si el Club León, debido a estas circunstancias, se ve orillado a jugar en otra plaza fuera de la ciudad.

DM

Lee más: