Luz Zárate

Celaya.- José Manuel Lara de 45 años viajó desde la Ciudad de México a la comunidad La Concepción, sólo para visitar como cada mes, la ermita de San Judas Tadeo a quien se le conoce como el patrono de las causas difíciles. En esta ocasión y como lo hace desde hace dos años, fue para pedirle el milagro de que regrese su esposa con él y con ello recuperar a sus cinco hijos.

También la señora Dolores Molina Ramírez asistió a la ermita para seguir pidiendo que desaparezca el dolor que constantemente tiene en su vientre, a raíz de que le detectaron tumores en la matriz. Ella y su esposo llevan 3 años asistiendo cada día 28 de mes, a la capilla de San Judas Tadeo, este miércoles salieron a bordo de su triciclo desde su casa ubicada en la colonia Monteblanco rumbo a “La Concha”.

La señora Dolores Molina Ramírez quiere que desaparezca el dolor que tumores en la matriz le provocan. Fotos: Martín Rodríguez

Así como ellos, miles de personas visitaron este miércoles a San Judas Tadeo, cuya visita cada día 28 de mes ya es toda una tradición que sigue a pesar de la pandemia del coronavirus Covid-19.

Juan Rafael Urbina, encargado de la ermita, señaló que a raíz de la pandemia sí ha disminuido la cantidad de personas que acuden a rezar o cumplir mandas, pero la asistencia de personas continúa.

Tan sólo para este miércoles calcula que asistieron unas 5 ó 6 mil personas, cuando hasta antes de la pandemia asistían 10 ó 12 mil personas.

“Sí disminuyó mucho la afluencia de personas, sobre todo porque la gente se está protegiendo de una forma u otra y seguimos en pandemia. Hay bastante afluencia en la mañana, poca a medio día y mucha en la noche, cada mes recibimos de unas 5 ó 6 mil personas, cuando llegaban 10 ó 12 mil personas. El día de la fiesta llegan muchísimas más, aunque en general si ha bajado un 50% de asistencia de las personas”, platicó el encargado de la ermita.

Urbina platicó que ya se está planeando la gran fiesta a San Judas Tadeo, que se llevará a cabo el 28 de octubre, incluso desde ahora ya hay personas interesadas en participar en la celebración y pagar una o dos horas de grupos musicales o mariachis. 

Rafael Urbina destacó que se comenzaron a gestionar los permisos ante el municipio, aunque nuevamente no habrá bailes masivos al interior de la comunidad para evitar contagios de Covid-19. Cada 28 de octubre, el día de la gran fiesta se reunían más de 100 mil personas.

Juan Rafael Urbina, encargado de la ermita, señaló que a raíz de la pandemia sí ha disminuido la cantidad de asistentes. Fotos: Martín Rodríguez

Juan Rafael Urbina Guzmán explicó que a pesar de la contingencia la gente siguió asistiendo porque son muchos los favores que piden al Santo Patrono de las causas imposibles o bien para agradecerle algún favor recibido.

“Las personas vienen por fe, segundo vienen para pedir a San Judas que interceda por ellos ante Dios nuestro señor, muchos que vienen caminando es porque pagan sus mandas, otros que hacen ejercicio y agradecen por un día más de vida . Muchas personas vienen a dar gracias por los favores recibidos, por las enfermedades que les ha curado, porque sus familiares llegaron al norte, son muchos los motivos”, contó.

Tal es el caso del señor Ricardo Guerrero, que acompañado de dos de sus hijos y un nieto, salieron de la colonia Santa Rita a bordo de sus bicicletas y pedalearon varios kilómetros para agradecer todo lo bueno que han recibido. 

José Manuel Lara busca el milagro de recuperar a su familia. Fotos: Martín Rodríguez

En el caso de José Manuel Lara, él decidió viajar a Celaya para pedirle a San Judas Tadeo que su esposa vuelva con él y pueda vivir feliz los años que le quedan de vida, pues además padece del corazón.

“Vine a pedirle a San Juditas que me ayude, él es el único que me puede ayudar, quiero pedir que mi familia regrese conmigo. Estoy separado desde hace dos años, perder a mi familia fue algo muy duro, muy triste, yo nunca me esperé que eso me fuera a pasar, fue por problemas que tuvimos de pareja”.

La capilla de San Judas Tadeo está ubicada en la comunidad La Concepción, en la carretera Celaya-San Miguel de Allende en el tramo de Celaya a Comonfort, en el kilómetro 7 de esta arteria vial.

Los devotos que asistieron a celebrar a San Judas Tadeo, patrono de las causas difíciles o imposibles, son provenientes en un mayor número de Celaya, pero también había de Cortazar, Villagrán, Juventino Rosas, Comonfort, Tarimoro, Apaseo el Alto, Apaseo el Grande, San Miguel de Allende, además de otros estados de la República. 

“Es mucho el amor y la fe, San Juditas es el bueno para los milagros, no por nada es para los casos imposibles y sí vale la pena, dijeron que no iban a abrir pero yo sí me vine pues la fe mueve montañas y mire sí abrieron, son miles que venimos a dar gracias”, afirmó Ricardo Guerrero, hijo.

LC