María Espino

Guanajuato.- Rubén de la Cruz, rector de la Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato, señaló que buscan que peritos hagan las inspecciones pertinentes en el templo en donde se encuentra el Santuario del Señor Villaseca, ubicado en Mineral de Cata, con el objetivo de que se diagnostique el daño que han ocasionado en el inmueble las detonaciones producidas por la actividad de exploración en la Mina de Cata.

En abril del año en curso Correo acudió al lugar y documentó el testimonio de vecinos de la zona que mostraron los daños que presentan estructuras de sus viviendas.

De manera particular en el antiguo edificio que alberga el templo se pudo verificar que efectivamente existen varias cuarteaduras, sobre todo en algunas partes de los techos y se observó que hay algunos espacios en la parte alta en los que la pintura se ha comenzado a levantar y también se detectó humedad.

Al respecto el Abad Rubén de la Cruz recordó que en el 2019 se dio mantenimiento a este recinto religioso se religioso, después se detuvieron los trabajos, pero señaló que ahora resulta necesario que se retomen y para ello es necesario que se hagan nuevamente las gestiones correspondientes teniendo en cuenta el daño y desgaste que va sufriendo este templo.

“Se requiere volver a hacer la gestión para tener en cuenta ese daño que va sufriendo el templo; necesitamos lo estudiosos, los peritos para que hagan el análisis del  diagnóstico de cuanto están afectando las detonaciones de la mina”, expresó el Abad.

El sacerdote Rubén de la Cruz apuntó que hasta el momento no ha podido establecer comunicación con los encargados o autoridades administrativas de la mina de Cata ni con el templo de Villaseca, pero señaló que es una tarea que tiene el establecer contacto con el objetivo de determinar qué es lo más conveniente para garantizar la conservación del inmueble que es parte del patrimonio de los capitalinos.

LC