Agencias

Ciudad de México.- Tom Brady firmó con los Buccaneers para convertirse en el primer jugador en disputar el Super Bowl en su estadio. Casi 10 meses después, lo logró y volvió a hacer historia en la NFL.

En un muy apretado partido, Tampa Bay derrotó 31-26 a los Packers de Green Bay, en el Lambeau Field, para amarrar el campeonato de la Conferencia Nacional, primero para el veterano quarterback, nueve veces ganador en la Americana.

El Super Bowl LV se disputará en el Raymond James Stadium, la casa de los Buccaneers, pionero en conseguir esta muy complicada hazaña. 

Pero la de ayer no fue una participación limpia, Tom acertó 20 de los 36 lanzamientos de mandó para 280 yardas, tres anotaciones y la misma cantidad de intercepciones. Para Aaron Rodgers (346 yardas, tres anotaciones y una intercepción), fue su cuarta derrota en la final de la NFC.

Brady y los Buccaneers arrancaron potentes, presionaron a Rodgers y estuvieron acertados en la zona de anotación. Tampa Bay acumuló tres touchdowns y frenó a los Packers a apenas 10 puntos, una dura presión para el entrenador Matt LaFleur. De nada sirvió una pérdida de ovoide para arrancar el tercer cuarto y que extendió la ventaja.

Para la segunda parte, la defensiva empacadora ajustó y mejoró mucho, tanto que interceptó tres veces a Brady, pero por cada error del veterano quarterback, su homólogo, Rodgers, no pudo capitalizar las oportunidades.

Cuando los Packers recortaron distancias a cinco puntos –tras estar abajo por 18–, los Bucs sacaron su orgullo y le hicieron imposible la labor al pasador de Green Bay.

ndr