Bloquean presidencia en Pueblo Nuevo por delincuencia e inseguridad

Un grupo de al menos 35 personas mantienen cerrada la puerta donde desde temprana hora se han colocado en protesta al gobierno local, podría tratarse del mismo grupo de personas que en el año 2015 intentaron quemar el edificio

Lorena Ramírez

Pueblo Nuevo.- La madrugada del miércoles la Presidencia municipal de Pueblo Nuevo fue tomada por un grupo de más de 50 neopoblanos que buscan la salida de la alcaldesa, Larisa Solórzano Villanueva, al considerar que el proceso electoral fue fallido y no hay solución a los problemas que aquejan a la ciudadanía. Ya en la mañana impidieron el paso del acceso de funcionarios municipales.

La comitiva es encabezada por  Jaime Razo Otero excandidato a la presidencia municipal por el partido Nueva Alianza y Rubén Jaramillo. Razo asegura que la elección fue fallida por lo cual Larissa no merece estar en el poder.

Aseguró que la manifestación será pacífica hasta que logre que gobierno del estado ponga solución a la inseguridad desde que Larissa tomó posesión, pues aseguran los robos y homicidios se han incrementado, lo que ha provocado una disminución en la actividad comercial del poblado. Aseguró que de no obtener respuesta llevarán estas inconformidades hasta el Congreso del Estado, pues derivado de estas anomalías se han interpuesto 15 denuncias penales que no han tenido respuesta.

La manifestación

Fue alrededor de las 7:20 de la mañana cuando se informó que los manifestantes se habían apostado en los alrededores de la presidencia municipal, donde advierten que no permitirán la entrada de funcionarios al recinto. “El pueblo pone y quita al gobierno”, “Queremos un gobierno de todos y para todos paz, igualdad y mucha prosperidad”, “Neopoblano únete al cambio, formas parte indispensable de él”, fueron algunas de las leyendas colocadas en las paredes, puestas y ventanas del palacio municipal.

La alcaldesa, Larisa Solórzano Villanueva, aseguró que las actividades en el resto de las dependencias continúan de manera cotidiana y se está a la espera de resolver el conflicto que, asegura, podría tener tintes políticos.

Fue alrededor de las 7:20 de la mañana cuando se informó sobre la presencia de un grupo de personas en la calle principal del poblado, los manifestantes se han apostado en los alrededores de la presidencia municipal, donde advierten que no permitirán la entrada de funcionarios al recinto.

Trascendió que podría tratarse del mismo grupo de personas que en el año 2015 intentaron quemar la presidencia municipal, además de miembros identificados como parte de partidos políticos que se han quedado en segundo lugar en las últimas contiendas electorales.

La alcaldesa del municipio de Pueblo Nuevo, Larisa Solórzano Villanueva, aseguró que las actividades en el resto de las dependencias continúan laborando y se está a la espera de resolver el conflicto que podría tener tintes políticos.