Redacción

Mundo.- Acorde a su posición firmemente antirracista y que ya no se permitirá en las canchas, los jugadores de Istanbul Başakşehir y PSG abandonaron este martes el Parque de los Príncipes en pleno partido como una manifestación contra una presunta agresión racista por parte del cuarto árbitro.

Transcurridos escasos 20 minutos del partido desarrollado dentro del Grupo H de la UEFA Champions, los miembros de ambos equipos acordaron retirarse luego de que Sebastian Coltescu, cuarto árbitro, insultara a un miembro del cuerpo técnico del equipo turco por su color de piel.

El ofendido acusó al árbitro por dicho insulto alrededor del minuto 14 y luego de varios minutos entre reclamos y en lo que se dirigían a los vestidores, se dio por suspendido el partido con un marcador en empate a cero.

Cabe mencionar que el PSG se mostró determinante a salir de la cancha aun cuando se jugaba su pase a la siguiente ronda, pero que deja en claro el peso que tiene la integridad de uno de sus miembros que los tres puntos.

Con información de ESPN

NDR