Agencias

Washington.- El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, calificó ayer de “vergüenza nacional” la actitud ambigua del presidente Donald Trump sobre las milicias de extrema derecha durante el áspero debate televisivo que celebraron la víspera en Ohio. Frente a la controversia –que incluyó llamados de atención de su propio partido- el mandatario llamó este miércoles a los grupos supremacistas a que dejen que “las fuerzas del orden hagan su trabajo”.

El republicano, de 74 años, generó indignación por su negativa a condenar durante el debate a estos grupos de extrema derecha.

“Ok, Proud Boys, retrocedan y prepárense”, dijo la noche del martes en Cleveland en relación a un grupo de extrema derecha fundado en 2016 y que está vinculado a varios episodios de violencia contra manifestantes antirracistas.

Pero ayer, Trump cambió de tono: “No sé quiénes son los Proud Boys”, dijo desde la Casa Blanca.

Reculó y pidió a las milicias de extrema derecha que se retiren y que dejen que “las fuerzas del orden hagan su trabajo”.

Para Biden el único mensaje para los supremacistas es que “desistan”. “El presidente de Estados Unidos se condujo de una forma que creo que fue una vergüenza nacional”, dijo el candidato demócrata de 77 años en un acto de campaña en Alliance, en Ohio, un estado clave para llegar a la Casa Blanca.

“No cumplió su promesa”

A 34 días de las elecciones del 3 de noviembre, ambos adversarios volvieron a la campaña después de que el encuentro del martes diera más que hablar por la crispación y las constantes interrupciones del presidente que por el debate sobre las políticas públicas.

El caos que reinó durante 90 minutos, en los cuales Trump interrumpió de forma constante a su rival y lo corrigió intentando desestabilizarlo, llevaron a la comisión independiente que regula los debates a anunciar que tomará medidas para asegurar una discusión más “ordenada” en los próximos encuentros el 15 octubre en Miami y el 22 en Nashville.

Trump salió a la ofensiva contra Biden buscando cambiar la dinámica de la campaña y recuperar terreno en las encuestas, que desde hace semanas dan ventaja al demócrata.

Biden logró desmentir el mote de ‘Joe, el Dormilón’ que le puso el presidente y respondió a los ataques. En un momento, ya exasperado, el candidato demócrata le espetó “¿Te vas a callar, hombre?”, pero el mandatario siguió.

El presidente respondió ayer en Twitter acusando a su rival de ser una amenaza para el sector energético, para el derecho a portar armas y para la “ley y el orden”.

El veterano político demócrata –exsenador y exvicepresidente durante el gobierno de Barack Obama– también visitó ayer Pensilvania, su estado natal donde Trump se impuso por un ligero margen en 2016. El demócrata acusó al mandatario de “no cumplir su promesa”.

 “Se olvidó de los ‘estadounidenses olvidados’ que prometió proteger”, afirmó.

Según una encuesta de la cadena CBS tras el debate, Biden obtuvo las preferencias del 69% de la audiencia. Pero en 2016 Hillary Clinton ganó los tres duelos verbales de la campaña frente a Trump, lo que relativiza la importancia de los debates. Este veredicto no resonó entre los simpatizantes de Trump que lo esperan para un mitin en Minnesota.

Pero a diferencia de Hillary, Biden cuenta con la ventaja de que puede criticar al presidente en ejercicio y no dejó de recordar que más de 200 mil personas murieron en el país por la pandemia.

“Tenemos el 4% de la población mundial y un 20% de las muertes”, fustigó el aspirante demócrata.