Agencias

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, destacó anoche los progresos espectaculares registrados en la vacunación contra el Covid-19, que permiten vislumbrar el inicio de un retorno a la normalidad en el país antes de la fiesta nacional del 4 de julio.

En un discurso que alternó el tono grave con cierto optimismo, Biden ordenó a los estados que levanten progresivamente las restricciones por edad para que todos los estadounidenses adultos sean elegibles para recibir la vacuna antes del 1 de mayo. “¡Es mucho antes de lo previsto!”, subrayó.

De seguir por este camino, Biden ve “buenas opciones” de que en la próxima fiesta nacional del 4 de julio los estadounidenses puedan reunirse en pequeños grupos alrededor de la tradicional barbacoa.

Esta lucha “está lejos de haber terminado”, advirtió, aunque también se mostró convencido de que “mejores días” están por venir.

Estados Unidos demostrará pronto que “venció uno de los periodos más sombríos y más duros” de su historia, añadió Biden.

El Covid-19 –que hace justo un año recibía la calificación de pandemia por parte de la OMS- ha dejado ya más de 2.6 millones de muertos en el mundo. “Todos hemos perdido algo”, subrayó el mandatario. “Las pequeñas cosas de la vida son las más importantes y son las que echamos de menos”.

Biden, que condenó los ataques racistas contra los estadounidenses de origen asiático desde el inicio de la pandemia, anunció asimismo el despliegue de 4 mil soldados adicionales para participar en la campaña de vacunación, elevando la cantidad total a 6 mil.

Nueva vacuna en la UE

Del otro lado del Atlántico, la Unión Europea (UE) dio luz verde a la vacuna de inyección única, la primera de este tipo, del laboratorio estadounidense Johnson & Johnson, que se convierte en la cuarta autorizada en esa región.

“Más vacunas seguras y eficaces están llegando a los mercados”, se felicitó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que recordó que 200 millones de europeos podrán ser inmunizados gracias al nuevo producto.

La vacuna de AstraZeneca está en el ojo del huracán debido a la suspensión de sus inyecciones en Dinamarca, Islandia y Noruega.

La autoridad sanitaria danesa dijo contar con “informes de casos graves de formación de coágulos de sangre” en personas vacunadas, pero precisó que no podía confirmar por ahora una relación causal.

Tanto Noruega como Islandia expresaron su preocupación.

Pero tanto el laboratorio anglo-sueco como el gobierno británico no dudaron en defender que se trata de una vacuna “segura” y eficaz“.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) afirmó que el riesgo de formación de coágulos sanguíneos no es más elevado en las personas vacunadas, pese a que el lunes Austria decidiera dejar de administrar un lote de vacunas de AstraZeneca tras la muerte de una enfermera que la había recibido. Una decisión seguida después por Estonia, Lituania, Letonia y Luxemburgo, y ayer por Italia.

Brasil sigue hundiéndose en la fase más dramática de la crisis, después de haber registrado el miércoles por primera vez más de 2 mil muertos en 24 horas.

En Chile, la región Metropolitana –a la que pertenece Santiago- impuso en lo que queda de marzo una cuarentena parcial con confina miento obligatorio los fines de semana por el aumento de casos.

Los niños

En un año, la pandemia ha “hecho retroceder” casi todos los indicadores que miden el desarrollo de niños y adolescentes en el mundo, advierte Unicef. “Ha aumentado el número de niños que pasan hambre, que están aislados, maltratados, ansiosos, que viven en la pobreza y que se han visto obligados a casarse”, dijo la directora Henrietta Fore. Entre seis y siete millones más de niños podrían sufrir desnutrición en 2020, un aumento del 14% que podría traducirse en más de 10 mil muertes adicionales por mes, principalmente en África subsahariana y el sur de Asia.

LC