Redacción
Tucumán, Argentina.-
Un pequeño de 9 años de edad se salvó de milagro, luego de que una bala perdida se impactara en su pecho la noche del 31 de diciembre. Lo sorprendente del incidente es que la bala no logro penetrar el cuerpo del menor, pues el crucifijo que llevaba puesto la repelió.

Los hechos se registraron en Tucumán, Argentina, fue en medio del pecho, un lugar mortal para cualquiera y más para un menor de edad, sin embargo, los padres del pequeño dijeron que solo sufrió una herida leve.

De acuerdo al parte policiaco de ese lugar, el menor fue atendido en el Hospital del Niño Jesús, quien fue acompañado por su padre a recibir atención médica. Los policías confirmaron  la versión de los padres: el pequeño solo tenía una herida superficial en el tórax.

Ese mismo día el nene fue dado de alta y volvió a su casa para estar con su familia en el brindis de Año Nuevo.   

Luego de unas horas del incidente los padres del menor mandaron a medios locales las imágenes que demostraron que el crucifijo había salvado la vida del pequeño.

MD