Basurero de Pénjamo: años de descontrol

0
COMPARTIR
Una malla ciclónica de protección está derribada, por lo que pueden tirar cualquier cosa. Foto: Manuel Arriaga

Desde hace 10 años los vecinos han denunciado a las autoridades el riesgo sanitario del tiradero

Manuel Arriaga

PÉNJAMO, Gto.- En el basurero municipal de Pénjamo no hay ningún control en el manejo y depósito de residuos… y nadie hace nada.

EL LOTE NUEVO

En la administración 2009-2012 se adquirió otro predio en el ejido de la comunidad Palo Alto de Abajo, para reubicar el basurero pero no lo han hecho.

Este lugar se ha convertido en un tiradero a cielo abierto al que llegan desde desechos domésticos hasta materiales orgánicos provenientes de lugares donde se sacrifican animales para consumo humano.

Publicidad

Comerciantes de la zona aseguraron que durante más de 10 años han denunciado el riesgo sanitario que genera el basurero sin que ninguna administración se interese por solucionarlo.

De acuerdo al Atlas de Riesgos de la Unidad Estatal de Protección Civil, el basurero de Pénjamo está situado a 500 metros de la carretera Pénjamo-La Piedad, en la colonia Miguel Hidalgo y colinda con la carretera federal 90 a la altura del kilómetro 50; a su alrededor se encuentran parcelas de cultivo y el panteón municipal.

El basurero municipal acumula en montículos las toneladas de desechos que recibe a diario tanto de la cabecera municipal como de las principales comunidades rurales.

Te podría interesar:  Nueve heridos deja percance vehicular

Aunque en administraciones pasadas los desechos eran compactados y enterrados casi al mismo tiempo que ingresaban, en la actualidad no existe ese manejo.

La falta de manejo de los residuos origina que parte de los desperdicios sean arrastrados por el viento y terminen invadiendo el camino de terracería que conduce del panteón municipal al campo deportivo Torres Cuatas y a la carretera federal, además, miles de bolsas también llegan con el viento hasta los terrenos de cultivo en áreas ajenas al basurero.

Además, una parte de la malla ciclónica fue derribada para que cualquier vehículo pueda tirar desperdicios sin tener que pasar por el acceso principal del basurero.

El lugar ha cumplido con su vida útil, incluso durante la administración 2009-2012, que encabezó el panista Eduardo Luna Elizarrarás, se adquirió otro predio en el ejido perteneciente a la comunidad Palo Alto de Abajo donde se construyó una infraestructura básica con la finalidad de reubicar el basurero, sin embargo, no ha sucedido.

Las condiciones del basurero han obligado a las autoridades a clausurar el lugar en algunas ocasiones, actualmente sigue operando.