Ballet Folclórico emociona con su danza a la capital

0
COMPARTIR

Con una muestra de color, talento y danza, la agrupación provocó un sinfín de emociones en los miles de asistentes a la Alhóndiga

Karen Bruno

Guanajuato.- Con un lleno, se presentó el Ballet Folclórico del Estado de México en la Alhóndiga de Granaditas.

¿Sabías que…?

El Ballet ha representado al país en diferentes festivales internacionales de España, Israel, Estado Unidos, Italia, Grecia, Alemania, Turquía, Hungría, Yugoslavia, Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Canadá, Egipto y China

Con su espectáculo titulado ‘Corazón Mexiquense, cinco etnias’, la agrupación deleitó a chicos y grandes, quienes en ningún momento perdieron de vista  as flamantes y coloridas coreografías que caracterizan al Ballet.

Publicidad

Su danza azteca fue la más aplaudida por los asistentes, además de que sus imponentes vestuarios dejaron boquiabierto a más de uno.

El Ballet Folclórico hizo vibrar y emocionarse al público con cada interpretación que desarrollaron en el escenario.

Uno de los momentos especiales fue cuando en el escenario dos actores dialogan sobre el pasado y el presente del país, así como acerca de la cultura popular y la nueva para después representar la historia a través de pasos de baile que robaron al final el aplausos de los miles de asistentes.

Te podría interesar:  Comparten talento en el Centro de Arte Hidalgo

La gente no paró de aplaudir durante las dos horas que duró el espectáculo.

En su presentación, el Ballet hizo un recorrido con danzas de las etnias mazahua, otomí, nahua, tlahuica y matlazinca.

Gran muestra de talento

Al ser el Estado de México el invitado de honor en esta edición del Festival Internacional Cervantino quiso mostrar su cultura, el talento de su gente y sus tradiciones a través de su Ballet, donde las coreografías causaron una mezcla de emociones en los asistentes, pues dependiendo de la danza, el público aplaudía sin parar, reían o gritaban.

Otro de los momentos emotivos y donde el público se entusiasmo fue con la danza de la muerte, donde gigantes alebrijes luminosos acompañados de dos bailarines vestidos de calacas pisaron el escenario para desarrollar su coreografía.