Balcones y cornisas, un peligro

2
COMPARTIR
La mayoría de los edificios del centro histórico presentan este tipo de daños.

El tiempo, la lluvia y el viento han erosionado la cantera de decenas de edificios en el centro histórico de la capital, originando la caída de material 

María Espino

GUANAJUATO, Gto.- Debido a la antigüedad de los inmuebles del centro histórico, la mayoría de sus balcones y cornisas presentan gran deterioro y humedad, por lo que están en riegos de caer. Algunos ya han perdido fragmentos.

Fotos: Rogelio León

En un recorrido de correo que abarcó Paseo de la Presa, Embajadoras, Sangre de Cristo, Campanero, Cantarranas, Sopeña, Alonso, Positos, Avenida Juárez, 20 de Septiembre y Tepetapa, se constataron los daños productos del tiempo o la falta de mantenimiento, presentes no sólo en edificios catalogados.

Publicidad

Las recientes lluvias reblandecieron los materiales de cornisas y balcones ocasionando que parte de ellos hayan colapsado; es el caso de dos inmuebles ubicados en Sangre de Cristo, donde hace algunos días parte de un balcón se desprendió y según testigos una niñas estuvo a punto de resultar lesionada.

A punto de colapsar

En las calles Alonso y Positos también han ocurrido desprendimientos de materiales. En esta última, parte de una cornisa colapsó, alertando a las autoridades.

El alcalde Edgar Castro Cerrillo instruyó a Protección Civil y Desarrollo Urbano detectar puntos de riesgo e implementar medidas preventivas.

William Hernández Morales, titular de PC, explicó que a finales de junio las dependencias realizaron un operativo de inspección desde Sangre de Cristo y hasta el rumbo de la Ex-Estación del Ferrocarril.

Te podría interesar:  Falla geológica causa daños a 300 viviendas

Informó que a la fecha han identificado 60 edificios que presentan puntos de riesgo en cornisas, enjarres, balcones, paredes y/o techos.

El funcionario detalló que el siguiente paso es informar a los propietarios para que hagan las reparaciones necesarias e inhibir el peligro; Desarrollo Urbano les entrega un permiso para que hagan modificaciones a la brevedad,  evitando trámite que demora hasta 90 días.

Hay proyecto

El delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), David Jiménez Guillen, notificó que ya hay una propuesta para atender el tema, en coordinación con Obra Pública, Desarrollo Urbano y Protección Civil. Se busca identificar la cantidad de inmuebles que representan riesgos, definir estrategias para evitar que continúe el deterioro, y prevenir que trozos de concreto o cantera caigan.