Avalan restricción al asilo de personas en Estados Unidos

Foto: Especial

La medida obliga a migrantes a pedir asilo desde un tercer país en su camino a ese país; al parecer esta medida no aplicaría para los mexicanos

Redacción

Washington.- El Tribunal Supremo de Estados Unidos dio ayer a la política antiinmigrante de Donald Trump una de sus mayores victorias, permitiéndole negar prácticamente todas las solicitudes de asilo de migrantes no mexicanos que lleguen a la frontera buscando protección en territorio estadounidense.

El gobierno podrá aplicar su más reciente  restricción, presentada a mediados de julio y que rápidamente fue desafiada en las cortes por su dureza. La medida implica a los solicitantes de asilo sólo podrán hacerlo en EE. UU. si se les ha negado esa protección en otro país o han sido víctimas de tráfico de personas.

En la práctica, significa que los migrantes que lleguen a la frontera sur de EE. UU. deberán haber solicitado asilo por todos los países por los que hayan pasado, y que se les haya denegado el proceso. Eso deja a decenas de miles de migrantes centroamericanos y de otras partes del mundo sin posibilidad de ejercer su derecho al asilo en EE. UU.

La Suprema Corte, en una decisión a última hora del miércoles, dio luz verde a la administración para seguir adelante. Trump no ocultó su felicidad por la decisión. “¡Gran victoria para la frontera en el Tribunal Supremo sobre asilo!”, tuiteó.

La medida estaba suspendida temporalmente por un juez de California, que había bloqueado su implementación mientras progresaba la batalla judicial para determinar su legalidad.

La decisión afectará principalmente a los centroamericanos que cruzan la región, incluido México, para llegar a la frontera estadounidense, cuyo número ha aumentado en los últimos meses. Pero no serán los únicos: también afectará a africanos, asiáticos y latinoamericanos que, hasta ahora, llegaban de todas las formas posibles a la frontera y ahí iniciaban un proceso que puede alargarse años. Ahora se verán obligados a solicitar asilo primero al menos en México, y que les sea denegado, para poder aspirar a presentar su caso en EE. UU., lo que hará que la cifra de peticiones de refugio en suelo mexicano se eleve exponencialmente.

Los únicos no afectados por la medida serán los mexicanos, ya que no habrán atravesado un tercer país antes de llegar a la garita de las autoridades de la Unión Americana.

Grupos proinmigrantes criticaron la decisión. “Es una noticia terrible. El asilo en la frontera está prohibido para todos menos los mexicanos. Se van a perder muchas vidas”, opinaron desde RAICES, una organización con sede en Texas.

Comentarios

Comentarios