Redacción
Silao.-
Vecinos se quejaron de que, con permiso de las autoridades, colonos del barrio La Piedad realizan bailes “sonideros” con volumen muy elevado, que persisten hasta altas horas de la madrugada y además no se respetan las medidas sanitarias pese a la pandemia.

Pese a que en el año 2015 la entonces Dirección General de Seguridad Ciudadana determinó no permitir este tipo de actividades musicales como estrategia para inhibir la incidencia delictiva durante las celebraciones conocidas como “Los Ponches”, este tipo de festejos ha aumentado en los últimos meses.

Personas que viven en el barrio ubicado cerca de la zona centro de la ciudad, consideraron que además de representar un riesgo de conflicto entre pandilleros, estas actividades afectan a personas que trabajan por las noches o a familias que tienen pacientes con enfermedades que requieren descanso.

Uno de los quejosos expuso que “van dos fines de semana que ponen sonido grande en la vía pública. El viernes por la noche hubo uno (…) nos han dicho que un trabajador del Municipio que se apellida Alvarado es el que está sacando los permisos”.

También se realizan actividades de este tipo en el salón de eventos ubicado sobre la calle Palma, entre la Calzada Miguel Hidalgo y la calle 5 de Febrero, por lo que piden a las autoridades estricta vigilancia y, sobre todo, que se respete la reglamentación relacionada con el exceso de ruido y debido a que tampoco se respetan los protocolos para prevenir contagios de Covid-19.

MD