Foto: Archivo

Cuca Domínguez

Salamanca.- El incremento escalado que tiene el precio del acero desde hace más de tres meses ha provocado aumentos considerables en los precios de los insumos que se utilizan para la construcción, lo que ha afectado seriamente al sector, que no termina de despegar en su proceso de recuperación.

“Desde el mes de diciembre pasado el acero se ha incrementado fácilmente casi un 60% o más; las placas en ese mismo porcentaje han tenido incremento, los perfiles especiales también, su incremento es en esos mismos números y los que son de importación han tenido alzas de más del 90 por ciento”, explicó Ignacio Téllez Manríquez, presidente del Consejo Estatal de la Industria Metalmecánica (CEIM).

Téllez Manríquez dijo que la situación económica que prevalece en el país mantiene al sector construcción en medio de una difícil situación, ahora con el incremento en el acero y otros insumos algunos empresarios están a la espera de que baje el precio, “pero ya estamos preocupados porque llevamos tres meses y medio y no baja nada”; mientras son muy pocas las obras que hay para el sector metalmecánico.

Dijo que de acuerdo con el reporte de los integrantes del CEIM en este momento este sector está trabajando a un 30% de su capacidad instalada, otros están detenidos y en espera de que mejoren las cosas; son muy pocos los que se arriesgan porque para tener una recuperación se requiere más inversión.

Dijo que a este sector no sólo le está afectando el alza del acero, también el incremento de las gasolinas, discos especiales, cámaras, oxígeno le han pegado al sector, “no en la proporción del acero, pero sí afecta en el desarrollo de éste sector”, precisó.

Sacrifican utilidades

Por su parte Carlos Arroyo Ramos, constructor local dijo que las alzas del acero, cobre, cemento y las gasolinas, están afectando seriamente al sector construcción, “si participamos en una licitación, cuando nos la asignan el precio ya subió y a veces tenemos que sacrificar la utilidad con tal de tener trabajo”, precisó.

Los principales insumos de la construcción como el cemento, acero, aluminio, cobre para la obra eléctrica, están pegando de manera contundente al igual que el alza de los combustibles, porque aparte de los insumos directos por los precios del combustibles están afectando a la construcción.

“La suma de todas las alzas de todos los insumos directos e indirectos impactan negativamente al sector y no se ve que estas alzas disminuyan o se detengan a corto plazo”, lamentó.

A otros organismos empresariales también les afecta el alza en los precios. Roberto Rodríguez Deschamps, vicepresidente de la CMIC Salamanca y Gerardo Arredondo Hernández, presidente de la Asociación de Empresarios y Ejecutivos de Salamanca (AEES) coincidieron en la gravedad de las afectaciones para el sector.

Rodríguez Deschamps, dijo que estas alzas afectan a los constructores porque se tienen proyectos validados desde el mes de diciembre, con precios de diciembre; “nos dan el anticipo en enero y para ese tiempo el precio ya es mayor y se sacrifica la utilidad”.

“Además los constructores venimos de un año difícil por lo de la pandemia que nadie lo esperaba y no estábamos preparados para esta situación, muchos soportamos la plantilla laboral y el recurso que se tenía se dedicó a la atención de la salud y entonces se complicó el año más con el incremento de los materiales y la poca obra que se tiene hubo muy poca ganancia”, precisó.

Suspenden obras

El vicepresidente de CMIC aseguró que incluso a raíz de esta difícil situación solo en Salamanca por lo menos cinco constructores suspendieron sus actividades en espera de que la situación mejore, “pero parece que esta situación no se detiene, las alzas son muy graves”, destacó.

Por su parte Gerardo Hernández Arredondo, presidente de la AAES, además de ser empresario dedicado a la comercialización de insumos para la construcción destacó que el incremento en promedio es del 60% y va desde tubulares, varilla, alambre, alambrones y todos los perfilados.

“Los incrementos se tienen cada semana, van desde el 10 por ciento por semana en promedio por ello han alcanzado el 60 por ciento; al hacer un presupuesto para alguna obra privada o pública se sale de control, porque lo que se hace es presupuestar y al entrar a un concurso, para cuando se adjudica el acero ya subió 30% y se quedan sin utilidad, los constructores pierden en las obras públicas”, explicó.

El líder empresarial destacó que, “cuando van al negocio y compran la malla, el alambre, el cemento la gente se espanta al pagar porque cree que con un agujero van a taparlo y no, porque se requieren 500 pesos o más y la gente se desanima; mientras sigan estos incrementos y el gobierno federal no haga nada para detenerlo y al rato todos vamos a estar detenidos”, precisó.

EZM