Agencias

Ciudad de México.- El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) acordó este miércoles, sin unanimidad, aumentar el salario mínimo de 123.22 a 141.7 pesos diarios a partir del 1 de enero de 2021.

Es la primera vez que el salario no se fija por unanimidad por parte del Consejo de Representantes de composición tripartita.

El gobierno, representado por Conasami, votó a favor así como el sector obrero, que puso sus 11 votos a favor. Sin embargo, los 11 representantes del sector patronal votaron en contra de la propuesta del alza global de 15%, porcentaje que sugirió hace unos días en la conferencia mañanera el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El nuevo salario mínimo se determinó partiendo del actual salario de 123.22 pesos diarios, al cual se le adicionaron 10.46 pesos a través del llamado Monto Independiente de Recuperación (MIR) y, después, se le aplicó un incremento de 6%.

De tal forma que el salario mínimo vigente para 2021 será de 141.7 pesos diarios, lo que implica un aumento global de 15%. Y el salario mínimo para la Zona Libre de la Frontera Norte pasará de 185.56 a 213.19 pesos diarios en 2021, monto que se alcanzó tras aplicar un aumento de 15.75 pesos más el 6%.

Con este aumento, México remonta ocho posiciones a nivel internacional en cuanto al salario mínimo, colocándose en el lugar 76 de 135 países. El objetivo en la administración es alcanzar una posición entre los primeros 60 países con mayores percepciones salariales.

Además se integran dos profesiones a la lista de salarios mínimos profesionales: Trabajadoras del hogar, que tienen un incremento de 25% respecto al salario mínimo vigente, llegando a los 154.03 pesos, y jornaleros agrícolas, que reciben un incremento de 30%, alcanzando el monto de 160.19 pesos.

Este aumento se suma a los que se otorgaron en 2019 del 16% y en 2020 del 20%, que han permitido continuar con la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, reduciendo la desigualdad de ingresos con relación a las mujeres y el fortalecimiento del mercado interno, sin afectar la inflación y el empleo.