Staff Correo

Estado.- El miedo a contagiar de Covid-19, el desempleo, el parón económico y el distanciamiento social, desencadenaron cuadros de ansiedad, depresión y angustia en los habitantes de Guanajuato durante 2020, que dejó una nueva marca en materia de suicidios para la entidad.

Información concentrada por la Fiscalía General del Estado arroja que al cierre de 2020, en Guanajuato se contabilizó un total de 536 muertes autoinfligidas: un aumento del 9.16% en comparación con las 491 reportadas el año anterior.

En retrospectiva, el número de casos aumentó en 90 suicidios en comparación con 2017: 20% más al paso de tres años.

Si bien León fue el municipio que más casos concentró al finalizar el año –es más poblado del estado—, destaca que San Miguel y San Francisco estén entre los primeros cinco con mayor incidencia, ya que son el 11o. y 12o. en cuanto al número de habitantes.

Advirtió ONU de crisis

Desde septiembre de 2020, la ONU alertó que, en el marco de la crisis de Covid-19, se preveía que aumentaran los suicidios y el abuso de drogas a mundial.

Según cifras del organismo, antes de la pandemia, los niveles de ansiedad y depresión en el mundo ya eran alarmantes y le costaban a la economía mundial más de un billón de dólares cada año.

 “Las enfermedades mentales, principalmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y diversos entornos culturales y sociales constituyen importantes factores de riesgo de suicidio”, señaló.

Además, la depresión ya afectaba a 264 millones de personas en todo el mundo, y las afecciones de salud mental cada vez comienzan a manifestarse a más temprana edad: los 14 años. Esta situación deviene en que el suicidio sea la segunda causa de muerte de jóvenes de 15 a 29 años.